Público
Público

'Rock contra el fascismo' 'Rock contra el fascismo' reúne a más de 1.300 bandas en una plataforma que defiende los valores sociales democráticos

En su presentación oficial, coincidiendo con el Día de la Música, dejaron claro que van a contestar como colectivo a las agresiones antidemocráticas, y cada vez más frecuentes, que vienen de una parte de la derecha política que no tiene pudor en utilizar las instituciones públicas para lanzar mensajes de odio

Un momento de la presentación de 'Rock contra el fascismo'.
Un momento de la presentación de 'Rock contra el fascismo'. María Senovilla

Cuando Óscar Sancho (vocalista del grupo Lujuria) decidió desconectar un rato para mirar Twitter, una tarde cualquiera, no imaginaba la que estaba a punto de liar. Al deslizar el dedo por la pantalla, sin ninguna pretensión, se encontró con una publicación de Pablo Iglesias. No había nada escrito, ninguna frase lapidaria, ninguna respuesta mordaz al político de turno. El ex vicepresidente del Gobierno solo había publicado un vídeo de un concierto de Reincidentes, un fragmento en el que cantaban "nazis nunca más".

Son pocos
son bobos
pero organizados.
Si no estamos al loro
ya te la han liao.

Defienden racismo, machismo,
violencia irracional,
orden, moralidad, raza, castidad,
obediencia ciega.

Hay que andar espabilao
no estamos equivocaos
¡que no vuelvan nunca más!

Oscar se detuvo en ese tuit y escuchó la letra de la canción. Era un viejo tema conocido, de hace casi 30 años. Pero en aquel momento, masticó las palabras que decía y pensó en lo actuales que resultaban unas letras escritas en 1994. Así que decidió compartir esa reflexión con el autor, Fernando Madina, el cantante de Reincidentes.

Óscar Sancho, vocalista del grupo Lujuria, y uno de los impulsores de Rock Contra el fascismo.
Óscar Sancho, vocalista del grupo Lujuria, y uno de los impulsores de Rock Contra el fascismo. María Senovilla

Tener en la agenda el número de teléfono de los cantantes que escuchas no está al alcance de todos, pero este caso se trataba de un buen amigo de Óscar, con el que compartía profesión y principios. Y hablaron. Tres meses después, habían congregado bajo el nombre de Rock contra el fascismo a más de 1.300 bandas, oficinas de management, festivales, salas y bares de música en vivo, y hasta medios de comunicación especializados.

Un hito. Jamás en la historia se habían unido más de mil bandas de rock. Nunca. Ninguna causa en ningún rincón del mundo había tenido este poder de convocatoria. Grupos grandes y pequeños, de España y de fuera, de éxito o desconocidos.

Entre los más sonados, Miguel Ríos, Rozalén, Celtas Cortos, Ska-p, Barricada o Aurora Beltrán (Tahúres zurdos). Entre los que viven más al límite esto de la música y escogen nombres alternativos, Loncha Velasco, Winnie the punk, Sartenazo Cerebral o El koño de la Bernarda. En el rock hay sitio para todos.

Nombres aparte, todos ellos (más los que vendrán, porque la plataforma está abierta para quién quiera formar parte de ella) comparten un mensaje muy claro: van a combatir, con música y con cultura, al fascismo del siglo XXI que se manifiesta en forma de machismo, de homofobia, de racismo y de cualquier otro ataque a los valores sociales y democráticos que tanto han costado conquistar.

Asistentes a la presentación de Rock contra el fascismo, en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid.
Asistentes a la presentación de Rock contra el fascismo, en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid. María Senovilla
Comparten un mensaje muy claro: van a combatir, con música y con cultura, al fascismo del siglo XXI

Para transmitir este mensaje, la plataforma se presentó oficialmente en Madrid durante la tarde del pasado lunes, coincidiendo con el Día de la Música. Y antes de que diera comienzo la convocatoria, a eso de las seis y media de la tarde, pusieron música a todo volumen para amenizar la espera de los asistentes. Aquello prometía transcurrir en un tono fiestero (mejor dicho rockero), sin entrar en cuestiones demasiado profundas. Pero la de Rock contra el fascismo resultó ser una de esas presentaciones inesperadas, que logró emocionar a medio auditorio y hacer llorar a unos cuantos. Al acto acudieron músicos de toda índole (algunos ataviados con sus instrumentos), técnicos y otros trabajadores del mundo de la música, e incluso varios políticos que protagonizaron uno de los momentos más emotivos.

Compartieron mesa Óscar Sancho, Fernando Madina, Aurora Beltrán, Elisa C. Martín (Fairyland), Marilú (Alma Culter) y Mariano Muniesa. Entre los seis, leyeron el manifiesto con el que se constituían y los nombres de los 1.310 integrantes. Hablaron de por qué era necesario dejar de ser observadores pasivos ante los mensajes de odio que estaban proliferando. "El fascismo de ahora es machismo, es homofobia, es xenofobia, es negación del cambio climático… y hay que contestar incluso a lo que parece menos grave. Si tenemos que ponernos delante de un mural feminista para que no lo borren, nos pondremos", decía Madina. "El rock se ha unido por primera vez para algo, y es algo que merece la pena… Esta vez nos vais a tener enfrente", enfatizaba en alusión a las acciones de grupos políticos como Vox, y la vergonzosa polémica que han protagonizado recientemente, cuando una de sus diputadas en la Asamblea de Madrid atacó a Serigne Mbayé por su origen africano y por haber sido mantero antes de ser diputado de Podemos.

La diputada de Esquerra María Carvalho junto a Serigne Mbayé, en un momento del acto.
La diputada de Esquerra María Carvalho junto a Serigne Mbayé, en un momento del acto. M.S

No fue un comentario baladí, y es que Serigne Mbayé estaba presente en el auditorio. No era el único político. En el otro lado de la sala, María Carvalho Dantas, miembro del Congreso de los Diputados (y de origen brasileño) escuchaba profundamente conmovida por los mensajes de apoyo, y rompía a llorar al intentar dar las gracias.

En ese instante afloraron emociones contenidas, los asistentes rompieron en aplausos y los impulsores de la plataforma cedieron la mesa para que Mbayé y Carvalho pudieran dirigir unas palabras. Ambos denunciaron la impunidad con la que se les atacaba con comentarios racistas en la casa de la democracia, en las instituciones políticas, sin ningún sonrojo y sin que el resto de partidos se levantaran en bloque y se marcharan cuando sucedía algo así. Una de las realidades que ha llevado a Rock contra el fascismo a materializarse.

EL tirón de orejas

Tampoco faltó autocrítica cuando Aurora Beltrán recordó que el rock no siempre se había declarado abiertamente feminista. "Las chicas os vamos a perdonar hoy a los rockeros, porque habéis sido muy machistas y muy cabrones", dijo sin tapujos. "Cuántas veces me han dicho 'tocas como un tío', insinuando que eso significaba que lo hacía bien, y cuántas veces me he callado. Pero vale ya de callarnos. Muchas de nosotras hemos tenido que demostrar mil veces más que también valíamos, y de demostrarlo tantas veces, ahora os damos mil vueltas".

Aurora Beltrán en el Auditorio Marcelino Camacho.
Aurora Beltrán en el Auditorio Marcelino Camacho. María Senovilla

Finalizada la presentación, Beltrán habló con Público sobre este asunto, y confesó que "en los 80 también había chicas con talento, pero parecía que molestaban". Ella, que fue pionera del rock femenino en España y vivió años en los que era difícil ser pionera (con a) en casi todo, asegura que "estaba convencida de que se habían producido avances, pero de un tiempo a esta parte estoy viendo un retroceso respecto a los derechos de las mujeres que me preocupa mucho".

Elisa C. Martín: "Han llegado a cancelarme bolos cuando se han enterado de que era homosexual"

Elisa C. Martín también sabe lo duro que puede llegar a ser tener una banda de rock siendo mujer y, en su caso lesbiana. "A mí han llegado a cancelarme bolos cuando se han enterado de que era homosexual", relata a Público. "A los piensan que el fascismo es una cosa del pasado les pediría que abran los ojos, porque yo sufro cada día". Elisa ha notado que en los últimos años el discurso del odio está calando hasta el punto que, hoy, evita pasar con su mujer por determinadas zonas de Barcelona porque las increpan. Hoy, en pleno siglo XXI y en plena ciudad moderna y avanzada…

Elisa C. Martín, que además de dedicarse a la musica es autora del libro Mi vida, de la delincuencia al heavy metal
Elisa C. Martín, que además de dedicarse a la musica es autora del libro Mi vida, de la delincuencia al heavy metal. María Senovilla

De todos los rincones del mundo

La presentación de Rock contra el fascismo no dejó indiferente a los asistentes. Ni a los de aquí, ni a los que se conectaron en streaming. La plataforma decidió retransmitirlo también online porque entre sus miembros hay bandas de Italia (Bassotti), de Irlanda (Gama Bomb), de El Salvador (Renegados), de Colombia (Tr3s de corazón o Golpe Sudaka), de Venezuela (Paul Gillman), de Cuba (Katarziz), de Uruguay (La vela Puerca) o de Argentina (Tren loco o Renacer) entre otros países.

Los impulsores del proyecto siguen sorprendidos del alcance que han tenido, tanto nacional como internacional, y reconocen que las redes sociales a veces sirven para hacer cosas más grandes de las que somos capaces de imaginar. El próximo paso será constituirse en Asociación Cultural sin ánimo de lucro, y las iniciativas que lleven a cabo se decidirán en asamblea.