Público
Público

Las roqueras españolas Hinds: "España va más despacio en la música"

El grupo, antes conocido como Deers, formado por cuatro jóvenes españolas comenzó a despuntar en 2014 y a día de hoy es todo un fenómeno internacional que ya ha actuado en lugares como Brasil, Japón, Singapur y Australia.

El grupo español Hinds actuará este martes en Madrid. Instagram Hindsband

Javier Herrero/EFE

MADRID.- Para convertirse en un fulgurante fenómeno emergente en todo el mundo se requiere trabajo, "mucho morro y nada de vergüenza", dicen a Efe las roqueras españolas Hinds, antes de confesar para apoyar esta premisa que su grupo de chat se titula precisamente "Quien no llora no mama".

Consideradas por la prestigiosa revista británica NME como parte de "los 50 artistas que arrasarían en 2015", de Brasil a Japón, pasando por rincones tan remotos como Singapur o Australia, en todas partes parece haber alguien interesado en entrevistar al joven cuarteto.

Bautizadas originalmente como Deers (un problema legal les obligó a cambiar el nombre en 2015), el grupo nació con Carlotta Cosials y Ana García Perrote en un fin de semana de playa y aburrimiento en Denia (Alicante), en el que con los tres acordes que conocían se inventaron "una canción de Bob Dylan".

Empezaron a ofrecer conciertos de versiones en formato de dos guitarras y a componer más temas que acrecentaban su fama en internet. El público las acompañaba en directo con las palmas y se hizo evidente que necesitaban el refuerzo de Ade Martín y Amber Grimbergen a la batería y al bajo para ser "una banda real".

Era marzo de 2014. Lo más increíble de su historia es precisamente su progresión internacional. Su cuarto concierto, con todo vendido, fue en Londres.

"España va más despacio en la música o es que el resto del mundo va a toda velocidad. Un minigrupo saca unas canciones en internet y, si les gusta, les da igual que tenga 160 reproducciones: lo pinchan hasta en la BBC", apuntan, antes de añadir que no es nada raro que una banda sin disco toque en el festival de Glastonbury.

La cita británica, una de las más importantes del mundo, contó con ellas en 2015 (año en el que ofrecieron más de 130 directos). Aún no habían publicado su primer álbum, "Leave me alone", el cual, tras ser lanzado en enero, se mantuvo en el número 2 de ventas de la lista "indie" de Reino Unido durante dos semanas, por detrás de Adele.

"Todo el mundo sabe cómo hemos empezado, que al principio no sabíamos tocar los instrumentos, pero es que hay periodistas que, sin habernos visto en vivo, nos comentan que no tocamos bien en directo", denuncian.

"Es un orgullo", afirman, antes de confesar que, en realidad, es en su ciudad, Madrid, "la ciudad en la que te ve tu madre", donde más nerviosas se ponen al tocar. "Yo he tenido hasta pesadillas", asegura Ana García, sobre la cita de mañana en la sala Ochoymedio.

La capital del país es, además, donde vivieron una accidentada actuación en el pasado Dcode, al que llegaron por los pelos tras el interminable retraso de su avión.

De eso va ese "Leave me alone" del título ("Déjame sola", en español). "Todo el mundo sabe cómo hemos empezado, que al principio no sabíamos tocar los instrumentos, pero es que hay periodistas que, sin habernos visto en vivo, nos comentan que no tocamos bien en directo", denuncian.

Piensan que España las tiene un poco crucificadas, pero cada vez sobrellevan mejor las críticas. "Somos un grupo de rock punk. No decimos que nuestros conciertos sean maravillosos técnicamente, pero hemos tocado incluso sin tener voz para no cancelar", justifican.

A la pregunta de si ser un grupo de rock íntegramente femenino las ha ayudado o las ha perjudicado, responden que es "un arma de doble filo".

Reconocen, por un lado, que para la prensa puede resultar "exótica" la actitud que exhiben sobre el escenario y en sus videoclips, pero, por otro, detectan "un rollo paternalista en gente que se figura que en algún momento de todo el proceso hay un hombre que explica el fenómeno".

"Los grupos masculinos no se comen ni la mitad de prejuicios que nosotras", protestan.

Mañana, en su nueva cita con su ciudad, intentarán repetir el éxito de su actuación anterior, hace tres meses, donde se hizo patente además su tirón entre el público menor de edad.