Público
Público

Series Queridos Reyes Magos, este año solo pido una temporada más de mis series favoritas

Ante la inminente llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar, aquí una carta con la petición de más entregas de cinco grandes series cerradas o en suspenso

La serie Mindhunter.
La serie Mindhunter. Netflix

Cada vez que una cadena o plataforma anuncia el relanzamiento o recuperación de una serie cerrada hace años los fans del título en cuestión celebran la ocurrencia (ahora tendencia) entre la alegría por reencontrarse con sus adorados personajes y la nostalgia que suele envolver este tipo de proyectos. Han vuelto, con mejor o peor fortuna, pesos pesados como Expediente X  y Las chicas Gilmore, por ejemplo. En España acaban de hacerlo los alumnos y profesores de Física o Química y está previsto que lo hagan Los hombres de Paco, El internado y Los Protegidos. Así que, aprovechando este movimiento revival que en realidad no es nuevo pero sí recurrente… Queridos Reyes Magos, os pido el regreso de cinco de mis series favoritas. Algunas terminaron demasiado pronto y otras solo están atrapadas en el limbo a la espera de ser rescatadas.

La primera petición, de la que existe hasta un movimiento en activo en redes sociales (#SaveDaredevil), es la del demonio de Hell’s Kitchen. La creada por Drew Goddard, Daredevil fue un soplo de aire oscuro y adulto para el género de superhéroes cuando el acuerdo entre Netflix y Marvel comenzó a dar sus frutos. Después vendrían Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist y la aventura en común de los cuatro en The Defenders. Sus cancelaciones fueron cayendo como piezas de dominó y no tuvieron nada que ver en ellas la calidad o el número de espectadores. En el fin de la colaboración entre ambas empresas estuvo la explicación.

Ahora, dos años después de aquella soberbia tercera temporada de Daredevil, los derechos vuelven a estar en posesión de Marvel y Disney, si quisiese, podría poner en marcha una cuarta tanta de episodios. De hacerlo, lo justo y sensato sería recuperar a quienes la hicieron buena con sus guiones y a quienes dieron vida a Matt Murdock (Charlie Cox), Foggy Nelson (Elden Henson), Karen Page (Deborah Ann Woll), Claire Temple (Rosario Dawson) y Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio). Alguno de los aludidos ha mostrado su disposición a subirse al carro si este echase a andar. Pero, si eso no fuera posible, igual no sería una mala idea recuperar a Wilson Bethel como el agente Poindexter y darle un spin-off. Su trama fue de lo mejor de la tercera temporada y una serie con él como protagonista, como la tuvo The Punisher, sería un gran premio de consolación.

La segunda petición es local. Podrían ser las canceladas El caso o El grupo, pero se trata de la aún viva (por suerte) El Ministerio del Tiempo. Su valor como producto cultural con mayúsculas es incalculable por infinitas razones. Capaz de convertirse en tendencia y de que se hable de ella incluso cuando no está en emisión, la serie creada por los hermanos Javier y Pablo Olivares es un refugio sobresaliente para conocer un poco más la historia de España, hacer justicia a los olvidados y saldar deudas pendientes con algunos de ellos.

Además de todo eso, está habitada por una gran cantidad de personajes que han calado hondo en la gran familia ministérica. Tanto los de ficción (Julián, Alonso, Amelia, Pacino, Lola…), como los más reales (Lorca, Velázquez, Lope…). El cariño hacia ellos por parte del público es indiscutible. Decía Javier Olivares en la presentación de la cuarta en mayo que "hay que hacer la temporada como si fuera la última, pero dejar hilos que, en el futuro y si se te permite, puedan continuar desarrollándose". Ojalá se le permita pronto y la quinta se haga realidad.

Con la tercera recuperación solicitada, Sherlock, pasa un poco como con El Ministerio del Tiempo, que transcurre demasiado tiempo entre entregas. La de la BBC, como la de RTVE, no está cancelada. Quizá pausada sea el término más apropiado. Lanzada en 2010, la última tanda de episodios, la cuarta, hace ya cuatro años que se estrenó. Fue en enero de 2017 con un episodio final titulado The Final Problem que bien podría ser el último y no pasar nada. Aunque, coincidirán en esto los fans de la serie, nuevos casos a resolver por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman como Sherlock Holmes y John Watson serían muy bien recibidos. El problema reside, entre otros muchos, en cuadrar las agendas de ambos protagonistas. Las suyas y las de sus creadores, porque Mark Gatiss y Steven Moffat no han estado mano sobre mano precisamente en este tiempo. Planes de que vuelva no hay. Quizá Sus Majestades puedan hacer algo al respecto.

Mindhunter, queridos Melchor, Gaspar y Baltasar, dicen que no va a regresar a Netflix. Jonathan Groff, Holt McCallany y Anna Torv, junto al resto del reparto, han sido liberados del contrato que les mantenía ligados a la producción. Una noticia que supuso un jarro de agua fría para los seguidores de este título centrado en adentrarse en la mente de los asesinos en serie ) que es, con permiso de The Crown, de lo mejor de Netflix. Aún así, calidad y continuidad no siempre van de la mano y el de Mindhunter no ha sido un camino de rosas. El propio David Fincher, productor, reconocía hace no mucho el esfuerzo no compensado de sacarla adelante.

"Dudo que haya una tercera temporada. La tragedia de Mindhunter es que a su público, a la gente que la veía, le gustaba. Y mucho. Por eso le hemos dedicado el esfuerzo que le hemos dedicado, pensando en esa gente. Pero ese esfuerzo conlleva unos costes. Era una serie cara. Y no creo que nunca llegáramos a las cifras de audiencia de House of Cards, con lo que… Pese a que me encantara esta historia, hay que ser realista y también hay otras historias que contar…", dijo en octubre. Si había alguna esperanza, murió con estas palabras. Pero dicen que hacen ustedes, majestades, hacen magia…

Por último, pero no menos buena en lo suyo, Los mosqueteros. En concreto, la producida por la BBC entre 2014 y 2016 y que durante un tiempo estuvo disponible en España en Netflix. Adrian Hodges, su creador, firmó una de las mejores adaptaciones que se ha hecho de la obra de Alejandro Dumas. Fueron tres temporadas en las que Athos, Porthos, Aramis y D’Artagnan estuvieron encarnados por Tom Burke, Howard Charles, Santiago Cabrera y Luke Pasqualino, respectivamente.

La tercera echó el cierre de manera redonda, pero lo cierto es que la historia de los hombres de Treville (Hugo Speer) cuenta con dos novelas más que la completan: 20 años después y El vizconde de Bragelonne. Esta versión británica era una serie de aventuras realmente divertida en la que lograron adaptar un texto del siglo XIX ambientado en el París del siglo XVII modernizándolo de manera que los personajes femeninos de la Reina Ana (Alexandra Dowling), Constance (Tamla Kari) y Milady (Maimie McCoy) estaban a la altura o por encima incluso de sus partenaires masculinos.

P. D.: Aunque la tentación de pedir el regreso de Fringe es fuerte, casi mejor dejarla como está y recurrir al formato DVD para volver a ella cuando la nostalgia apriete. Aún así, quizá, un spin-off en el que se contase la visita de Walter Bishop (John Noble) a los Observadores podría funcionar. No sé qué pensarán de ello los magos J.J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci.