Público
Público

Series 'Westworld', 'Vis a vis' y 'The Handmaid’s Tale', el trepidante final seriéfilo de abril

La última semana de abril trae a la pantalla tres de los regresos más esperados por los aficionados a las series. El lunes, ‘Westworld’ (HBO) y ‘Vis a vis’ (FOX). El jueves, ‘El cuento de la criada’ (HBO).

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

La actriz Evan Rachel Wood, en un fotograma de la serie 'Westworld'.

El parque temático de Westworld, la prisión amarilla de Vis a vis y la república teocrática de The Handmaid’s Tale abren sus puertas de nuevo esta semana para que los seriéfilos se adentren una vez más en ellas, dejándose atrapar por sus historias y sus personajes. Producciones que no comparten nada entre sí más allá de su categoría de fenómeno y de haber construido algunos de los personajes femeninos más interesantes del panorama televisivo reciente que no defraudarán a quienes esperaban ansiosos su regreso. Vistos los primeros episodios de las tres, todas cumplen con las expectativas y alguna, incluso, las supera. Dolores, Maeve, Maca, Zulema y Offred/June están de veulta y tienen mucho que contar.

'Westworld' (Lunes 23, HBO)

Dolores (Evan Rachel Wood), Bernard (Jeffrey Wright), Maeve (Thandie Newton), El Hombre de Negro (Ed Harris), Teddy (James Marsden) y todos los demás que siguen vivos regresan en una segunda temporada de Westworld, que, vistos los dos primeros episodios, puede decirse que cumple con lo que cabría esperar de ella. Ellas llevan la voz cantante y Dolores y Maeve tiran de un carro que fue dinamitado al final de la primera temporada haciendo saltar por los aires el universo creado por Delos para disfrute de los humanos. Ahora, conscientes de su naturaleza, los anfitriones quieren dar rienda suelta al libre albedrío que consiguieron violencia mediante. Su rebelión no tiene límites.

El principal problema que afrontan Jonathan Nolan y Lisa Joy, creadores de Westworld, en esta nueva tanda de episodios es el conseguir volver a sorprender como lo hicieron en la primera. Los giros que dieron hacia el final con los personaje de Dolores y Bernard en torno a sus verdaderas identidades/programaciones fueron un auténtico as en la manga. Ahora toca diseñarles una nueva línea argumental que explore el conflicto interior y exterior en el que viven. En el arranque, oprimidos contra opresores que han dado la vuelta a la escala social y deben luchar por buscar su nuevo lugar en un mundo que va más allá del polvo y el barro del Lejano Oeste.

Centrado en construir los nuevos raíles por los que transitará Westworld, el primer episodio apunta nuevas incógnitas y preguntas que amplían un universo que va más allá de la ambientación de western. Más violenta en su arranque que la anterior —las rebeliones es lo que tienen—, toca dilucidar hasta qué punto los anfitriones son ahora dueños de su propia vida y destino. Como en la primera temporada, las líneas temporales se entrelazan obligando al espectador a mantener la atención y dándole la oportunidad de conocer un poco más las vidas pasadas de los anfitriones y su relación con sus creadores y mecenas.

'Vis a vis' (Lunes 23, FOX)

Dice Iván Escobar, creador de la serie, que, en una época en la que se habla tanto del triunfo, Vis a vis trata del fracaso. Y por eso —hay que añadir—, gusta tanto. Convertida en fenómeno seriéfilo como pocos en España, las presas de Cruz del Sur vuelven con muchos cambios, pero sin perder la esencia que las convirtió en lo que son hoy: personajes que han traspasado la pantalla. Cambios hay muchos. Para empezar, Vis a vis, rescatada por FOX tras darla Antena 3 por finalizada en su segunda temporada, pasa de un canal en abierto a uno de pago y lo hace con la cuarta entrega ya confirmada antes del estreno de la tercera, esta noche a partir de las 22:20 horas. Además, la mudanza implica un cambio en la duración de los episodios que siempre es de agradecer. Adiós a los capítulos de 70 minutos y a los horarios imposibles de emisión.

En cuanto a la trama argumental, las presas más carismáticas de Cruz del Sur se enfundan de nuevo el mono amarillo y cambian de prisión. Nueva temporada, nueva casa para la serie y nueva casa para Maca (Maggie Civantos), Zulema (Najwa Nimri), Sole (María Isabel Díaz), Rizos (Berta Vázquez), Saray (Alba Flores), Tere (Marta Aledo) y compañía. En su antigua cárcel hay overbooking y son trasladadas a Cruz del Norte. Ahora son las novatas y marcar su territorio no será fácil. Allí se encontrarán con unas compañeras de encierro de la mafia china que actúan con una violencia extrema. Letales y silenciosas se convierten, por lo visto en el arranque de temporada, en un enemigo para el que puede que Maca, pese a todo lo aprendido, no esté preparada. Zulema es otra historia.

Vis a vis regresa con muchos cambios pero sin perder lo que le hizo ser lo que es. Sus seguidores, esa marea amarilla artífice en gran parte de su renacer, no se sentirán defraudados con la nueva temporada. Entran personajes que refrescan las tramas dignos de darles la réplica a las veteranas y se mantiene esa valentía que siempre ha caracterizado a esa ficción. En cuanto a lo formal, lo estético y lo argumental.

'The Handmaid’s Tale' (Jueves 26, HBO)

El cuento de la criada fue LA SERIE, así, en mayúsculas, de la pasada temporada. La primera entrega de esa sociedad distópica con problemas de fertilidad en la que se instaura un régimen teocrático que trata a las mujeres capaces de engendrar como esclavas sexuales de sus señores fue una revolución que se mantuvo en todo momento pegada a la novela de Margaret Atwood. La gran pregunta al saberse que habría una segunda entrega fue: ¿logrará la serie mantener el nivel sin la novela como asidero?

Una incógnita que se despeja casi nada más arrancar el primer capítulo de la nueva tanda con un rotundo sí que se confirma con el segundo. Ambos episodios, facilitados a los medios por HBO España antes del estreno, confirman que no hay razones para temer que el listón descienda ni un solo centímetro. En ellos, June y Unwomen se contienen algunas de las escenas más impactantes y perturbadores vistas hasta ahora en la república de Gilead. Algo que parecía imposible tras lo del pasado año.

La nueva temporada de The Handmaid’s Tale arranca donde acabó la anterior, con Offred dejando de ser una criada y retomando su verdadero nombre, June. No en vano, el primer episodio se llama así. Para evitar arruinar la experiencia, lo mejor es no avanzar nada de la trama. Basta con decir que en los dos primeros capítulos hay tanto desasosiego, crítica social e incomodidad como había en la primera. Sin las ataduras de la novela, El cuento de la criada se mueve libre, en el camino correcto y con paso firme hacia una segunda temporada que promete repetir el impacto de la primera con una Elizabeth Moss inmensa en cada plano.

Más allá de los fenómenos seriéfilos…

Las tres anteriores se llevan los titulares por su categoría de fenómeno seriéfilo. Sin embargo, en este ajetreado final del mes de abril en cuanto a series ser refiere cohabitan algunos títulos de estreno para quienes buscan nuevas historias a las que echarles un ojo y engancharse. El más destacado de todos, por quien lo protagoniza y el sello que lleva detrás, quizá sea el de la segunda temporada de Genius, la serie de National Geographic que abrió con una temporada dedicada a Einstein y que en esta ocasión está enteramente dedicada a un Pablo Ruiz Picasso. Antonio Banderas se mete en la piel del autor del Gernica tras aquel intento fallido en el pasado. Genius: Picasso se estrena el jueves 26 de abril en National Geographic a las 22 horas.

Antes de adentrarse en la azarosa vida de este genio, se estrenará otro biopic. El lunes 23 Netflix lanza Luis Miguel, la serie, que cuenta la vida del popular cantante mexicano. En esta historia narrada en 13 capítulos Luis Miguel tiene la pinta de Diego Boneta. Y en Filmin, Banished, el martes 24, serie británica que se remonta al siglo XVIII. Siete capítulos centrados en esa época en la que el Imperio Británico enviaba a Australia a todos aquellos que consideraba indeseables para sí. Las tres, curiosamente, con mucha historia real en sus guiones.