Estás leyendo: Temblad, aristócratas

Público
Público

Temblad, aristócratas

El museo Bozar de Bruselas da carta blanca a una treintena de artistas españoles para interpretar 'El ángel exterminador'

DANIEL BASTEIRO

Poder o querer salir. Ese es el dilema de los protagonistas de El ángel exterminador, la película de Luis Buñuel en la que un grupo de aristócratas se creen encerrados en una casa durante días.

Sus dudas iniciales, que mutan después hacia la claustrofobia para desembocar en desesperación son a menudo compartidas por los artistas contemporáneos españoles, según Fernando Castro Flórez, el comisario de una exposición que en Bruselas homenajea a la cinta de Buñuel.

La Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX) la coproduce con el museo Bozar, corazón cultural de la ciudad, dentro del programa cultural de la presidencia española de la Unión Europea.

¿Qué tiene que ofrecer España a Europa en arte contemporáneo? "Desde luego, no Picasso, o Dali o Miró, para eso siempre hay tiempo", asegura Castro Flórez. Ante él, en un televisor, uno de los protagonistas en la II Guerra Mundial, el general George Patton, reinventa su célebre discurso a las tropas explicando una nueva receta para el pavo del Día de Acción de Gracias. La sátira la firma Mateo Maté, y es una critica al concepto mismo del patriotismo. Como George Bush descubrió en Irak al fotografiarse con un pavo de plástico, es a menudo manipulación y aislamiento.

Explorar los límites del hogar occidental

La exposición apuesta por "huir del radicalismo subvencionado por las administraciones públicas en el que en muchas ocasiones se ha convertido el arte contemporáneo", asegura el comisario. Apuesta por una treintena de artistas, entre ellos Enrique Marty, Bernardí Roig, Santiago Sierra, Lara Armarcegui o Dora García. "Son la muestra de la creatividad actual, un elemento distintivo de nuestro arte en todas sus épocas", asegura Charo Otegui, presidenta de SEACEX y responsable de varias exposiciones en este semestre de presidencia española de la Unión Europea que tratan de exportar el arte español.

Hasta el 20 de junio, el visitante se enfrenta en Bruselas a una casa de los horrores anunciada en el vestíbulo, donde un cartel de feria recuerda la frase: "Temblad, tiranos", leimotiv de la Revolución Francesa reflejado en La Marsellesa. Tras esa sala, "otra sala se ríe de ti gracias a sensores de movimiento que al activarse reproducen risas enlatadas", en palabras del comisario.

Huir del radicalismo subvencionado por el Estado

Antes incluso de iniciar un descenso a las salas con más obras, Nacho Criado, Premio Nacional de Artes Plásticas en 2009 fallecido este mismo mes, ahuyenta tópicos e interpretaciones prestadas, con la leyenda: "Nada que apoyar/Nada que soportar/Nada que objetar", dentro de su obra Paisajes endémicos. Una vez dentro, un recorrido laberíntico se sirve de chabolas, favelas o inmigrantes para explorar los límites del hogar occidental en el que viven los europeos en contraste con las desigualdades y pobreza del mundo.

Aunque la exposición El ángel exterminador recurre insistentemente a la degradación física y psicológica, varias instalaciones la transforman en "pura parodia y comedia". Según Castro Flórez, es la manera perfecta de llegar a un público más joven, que busca el humor y el entretenimiento como un puente hacia la reflexión y la crítica social.