Estás leyendo: 13 jueces bajo vigilancia

Público
Público

13 jueces bajo vigilancia

El jurado que mide las opciones españolas está sometido a un estrecho control de todas sus salidas del hotel. Cuatro de los expertos de la Comisión de Evaluación repiten respecto a la visita de 2005

IGNACIO ROMO

No pueden salir a cenar sin decir adónde y con quién. Son las normas éticas del Comité Olímpico Internacional (COI). Han sido tantos los escándalos de corrupción, compra de votos, regalos lujosos y prebendas de todo tipo en el pasado, que el código ético del mundo olímpico se ha endurecido como nunca.

Madrid está sometida desde este lunes al escrutinio de 13 jueces del deporte internacional que se alojan en el Hotel Villa Magna. Están sometidos a un aislamiento total: los medios de comunicación no tienen acceso a ellos y sus movimientos por la ciudad están controlados.

De los 13 componentes de la Comisión Evaluadora, sólo seis pertenecen al Comité Olímpico Internacional. Es decir, de los 115 miembros del COI con derecho a voto el próximo 2 de octubre, solamente seis habrán conocido de primera mano las candidaturas. Dentro de 149 días, Madrid se enfrentará en el asalto final de la lucha olímpica a las otras tres candidatas: Tokio, Chicago y Río de Janeiro.

El suizo Gilbert Felli es un hombre clave en la comisión. Tiene un poder tremendo. Es un viejo directivo del COI, coordina todas las reuniones, marca los tiempos, decide cuándo debe terminar una exposición y, sobre todo, es el encargado del aspecto clave en todos los contactos entre los miembros del COI y las ciudades candidatas: la vigilancia ética.

A lo largo de esta semana, cada vez que un miembro de la comisión, en su tiempo libre, quiera mantener una reunión privada o simplemente acudir a una cena fuera del hotel, deberá dirigirse al directivo suizo y comunicarle la identidad de las personas con las que va a reunirse y dónde va a hacerlo.

Felli es el guardián de la ética olímpica, maltrecha durante décadas tras episodios como el escándalo de Ivan Slavkov. Este directivo búlgaro, miembro del COI, fue grabado por una cámara oculta de la BBC televisión pública inglesa explicando cómo podían comprarse los votos para lograr organizar los Juegos de 2012.

Los 13 jueces olímpicos comienzan esta mañana a examinar a fondo la candidatura madrileña. Los expertos coinciden en que los aspectos financieros y las garantías de seguridad son las dos piezas claves en la evaluación de una candidatura. Desde Madrid-16 confían plenamente en estas dos áreas de la candidatura.

Quizá el punto más fuerte de Madrid resida en las instalaciones. El 77% de las sedes olímpicas están ya construidas. El resto está en fase de terminación. En realidad, ese ha sido siempre uno de los avales de la candidatura. Hace cuatro años, cuando tuvo lugar la evaluación de Madrid 2012, la capital española ya presumió de contar con el 70% de las instalaciones finalizadas.

El hecho de que las instalaciones estén terminadas adquiere una importancia mucho mayor en plena crisis económica. El COI prefiere no tener que fiarse de promesas en un período de clara recesión económica mundial, durante el cual las obras públicas pueden resentirse.

Otros aspectos que valora la comisión se centran en la evaluación del impacto medioambiental, el apoyo del Gobierno y de la sociedad, la lucha contra el dopaje y el control de la violencia o el racismo. El destino final de las instalaciones es otra preocupación. Desde el COI, no se quieren elefantes blancos que luego no sirvan para nada.

Por último, el COI se fija en el espíritu de una candidatura. Sebastian Coe, responsable de Londres 2012, lo explicó el año pasado en una entrevista a Público. "Lo importante no es cómo vas a organizar unos Juegos. Lo importante es por qué los quieres hacer".