Público
Público

Agencia Tributaria El Real Madrid tuvo que pagar a Hacienda 28 millones por los pagos a los agentes de sus futbolistas entre 2011 y 2014

Según publica infoLibre, que recoge datos de documentos de Football Leaks, el club blanco llegó a pagar 9,2 millones en 2016. Gareth Bale, representado, por Jonathan Barnett,  fue el jugador por el que más tuvo que ingresar.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

Cristiano y Bale celebran el gol del galés al Manchester City. Reuters / Juan Medina

La Agencia Tributaria ha puesto la lupa en los casi 80 millones de euros que el Real Madrid pagó a los representantes de sus futbolistas entre 2011 y 2014, ya que considera que ese dinero forma parte del salario de los deportistas, lo que supone que deben tributar en el IRPF.

Según publica este miércoles infoLibre gracias a documentos de Football Leaks, la Agencia Tributaria empezó a inspeccionar a los clubes de fútbol por este motivo en el año 2015. Concretamente, al Real Madrid se le pidió que regularizara casi 28 millones de esos 80 que había pagado en cuatro años, por entender que se correspondían a contratos simulados por prestaciones inexistentes.

En 2016 el fisco le obligó a ingresar 9,2 millones de euros por este concepto. El 65% de esa cantidad correspondió a tres jugadores: Gareth Bale (4,21 millones), Cristiano Ronaldo (1,31 millones) y Karim Benzema (687.000 euros). Por Xabi Alonso, que en octubre tuvo que ir a juicio por fraude fiscal, el Real Madrid tuvo que pagar a Hacienda 549.000 euros.

Otros jugadores por los que el club blanco se enfrentó a diversos pagos a Hacienda fueron Álvaro Arbeloa, Raúl Albiol, José María Callejón, Diego López, Dani Carvajal, Pepe y Raúl. Añadiendo otras irregularidades fiscales, el Real Madrid hubo de ingresar en Hacienda en 2016 un total de 10,8 millones de euros y abonar una multa de 6,5 millones de euros. 

Un año antes, en 2015, el club también había mantenido su dinámica de pagos irregulares a los representantes. Para legalizar los pagos a agentes realizados en el periodo comprendido entre enero de 2015 hasta junio de 2016, según infoLibre, en julio el club blanco ingresó en Hacienda 5,54 millones de euros que correspondían a los contratos de Bale, Benzema, Ronaldo, Carvajal, Sergio Ramos, Pepe, Illarramendi, Arbeola y Diego López. Y en octubre pagó otro 1,1 millón más.

La siguiente notificación de Hacienda llegó en octubre y ahí el Real Madrid presentó autoliquidaciones por importe de dos millones de euros, más un recargo de 300.000 euros. En 2016, la situación lejos de mejorar continuó por los mismos derroteros. Entre 2016 y 2018, el club comprometió pagos a los intermediarios por 22,38 millones, lo que suponía debería ingresar otros 11,23 millones a Hacienda para regularizarlos. Y, una vez más, el mayor coste para el Real Madrid se debe a Gareth Bale, cuyo agente tenía en contrato ocho millones de euros en tres años, lo que supone unos pagos por IRPF de 3,6 millones.

El Real Madrid impugnó en su día todos estos pagos, primero ante la propia Agencia Tributaria y después ante el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC). El siguiente paso sería acudir a la justicia ordinaria.