Público
Público

Alonso pone Valencia patas arriba

El español, que salía desde la undécima posición, cuaja en el GP de Europa la carrera perfecta.  Se proclama campeón, escoltado por Raikkonen y Schumacher, se pone líder del Mundial y ve cómo Vett

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El público de Valencia por fin vivió el triunfo de un piloto español, y qué triunfo. Fernando Alonso protagonizó una remontada antológica y cuajó una de las mejores carreras de su vida. Tras el día aciago que se vivió ayer en Ferrari, hoy la moneda cayó del lado del asturiano. Pese a salir desde la undécima posición, sacó a relucir su maestría al volante y demostró que sin tecnología de por medio es el mejor piloto de la parrilla, de largo. Además, fue beneficiado por todos los condicionantes que se dieron durante la carrera.

Logró en el puerto valenciano la segunda victoria del año, tras la conseguida en Malasia, después de haber salido desde la undécima plaza de la parrilla. A Alonso le salió todo bien. Y es que, además, de ganar vio cómo sus dos principales rivales en la lucha por el título, Sebastian Vettel y Lewis Hamilton abandonaron la carrera antes de tiempo.

El alemán, que salió desde la pole, tuvo que abandonar por desvanecimiento de su coche, mientras que Hamilton chocó en la última vuelta con Maldonado. 

Por tanto, el asturiano se vuelve a colocar como líder del Mundial con 111 puntos, seguido ahora por Mark Webber con 91, Hamilton con 88 y Vettel con 85. El podio valenciano fue, además, de retrospectiva. Y es que junto a Alonso se subieron al cajón como segundo el finlandés Kikmi Raikkonen (Lotus) y como tercero alemán Michael Schumacher (Mercedes). Una instantánea que hacía mucho tiempo que no se veía.

Ya en la salida Alonso adelantó tres puestos en la primera vuelta y empezó a tener un ritmo frenético. Tras su primer cambio de ruedas, en la vuelta 15, el español siguió intratable y adelantó en pista al australiano Mark Webber (Red Bull) y al brasileño Bruno Senna (Williams).

Pero la clave de la carrera llegó sobre la vuelta 30, cuando un choque entre el finlandés Heikki Kovalainen (Caterham) y el francés Jean Eric Vergne (Toro Rosso) obligó a salir al coche de seguridad. En ese momento Hamilton y Alonso entraron en boxes, y mientras en el garaje de Ferrari todo salió perfecto en el de McLaren un retraso en el cambio de ruedas dio ventaja al asturiano.

Esta acción en boxes dejaba a Alonso tercero, por detrás de Vettel y el francés Romain Grosjean (Lotus) aún con el coche de seguridad en pista, si bien una nueva brillante acción del asturiano le iba a dejar aún en mejores condiciones. En la reanudación Alonso lanzó un feroz ataque a Grosjean y le arrebató la segunda posición, a pesar de que el Lotus era el coche más rápido del fin de semana. Esta mayor velocidad del monoplaza francés hizo que éste se convirtiera en la sombra del español.

El soberbio pilotaje de Alonso tuvo más recompensas tras la reanudación de la carrera, ya que pocos giros después llegó la gran sorpresa. Vettel se vio obligado a abandonar cuando, antes de la aparición del coche de seguridad, todo parecía destinado a un tiránico triunfo del alemán, que ya había ganado en Valencia los dos dos años anteriores.

Alonso se puso a liderar la carrera, con el objetivo de que Grosjean desapareciera de su estela, como así sucedió, ya que en plena persecución otra avería eliminaba al francés de la carrera. Desde ese momento, Hamilton se quedó como principal amenaza para Alonso, pero el asturiano estableció un margen de separación entre los tres y cuatro segundos con respecto al británico, que estaba más preocupado por controlar al Lotus del finlandés Kimi Raikkonen que de atrapar al español.

Con Alonso lanzado a por la victoria, Raikkonen pudo superar en las últimas vueltas a Hamilton, quien vio como en el último giro de la prueba el venezolano Pastor Maldonado (Williams) impactaba con él y lo dejaba fuera cuando ambos luchaban por la tercera plaza que en ese momento ocupaba el inglés.

Esta acción convertía el resultado de la carrera en el mejor posible para Alonso, con la mayor cantidad de puntos sumados posible y sin que sus dos máximos rivales por el Mundial sumasen un solo punto.

Además, la única aparición del coche de seguridad en la carrera de Valencia trajo consigo otras importantes consecuencias, como fue la tercera plaza del alemán Michael Schumacher, quien saliendo desde el duodécimo puesto volvió a pisar el podio por primera vez en su retorno a la F-1 hace tres temporadas.

En el caso de Maldonado, su carrera fue una montaña rusa de sensaciones, ya que una mala salida le relegó a la quinta posición tras salir tercero y aunque en la última vuelta luchaba con Hamilton por el tercer escalón del podio, finalmente entró en la décima posición por la colisión con el británico. Por esta acción Maldonado será sancionado con diez plazas en la parrilla de la próxima carrera. Además, el japonés Kamui Kobayashi (Sauber) también fue penalizado con cinco puestos en el Gran Premio de Gran Bretaña por una acción peligrosa.