Público
Público

Amargo regreso de Aduriz a San Mamés

El donostiarra no pudo evitar la victoria del Athletic ante el Mallorca (2-1)

 

AINHOA ALDAY

Caparrós y Manzano se jugaban más de tres puntos. Conscientes de ello y del único punto que les separaba en la clasificación, apostaron fuerte por un encuentro lejos de excusas coperas y lleno de alicientes, como el regreso de Aduriz a San Mamés.

Con un comienzo trepidante de los que acostumbra últimamente en La Catedral, el Athletic marcó pronto las distancias. En apenas dos minutos, Yeste se reconciliaba con su afición al transformar un tempranero penalti pitado por Mejuto. Susaeta forzaba una mano en el área de David Navarro y el de Basauri fusilaba a Aoute. Se complicaba en exceso el partido para el conjunto bermellón. Sufrían demasiado por la agresividad rojiblanca y no acababan de conectar arriba.

Pero fue cuestión de minutos. La paciencia y la fe desperezaban al equipo de Manzano. Primero, Arango. El venezolano mandaba un disparo desde lejos del área por encima del travesaño. Después, Aduriz. La gran atracción del partido estuvo desaparecida.

Cambiaron las tornas en la segunda mitad. Un juego muy trabado y las faltas fueron una constante. El Mallorca se crecía y se comía al Athletic con el tic-tac del reloj. La mejor ocasión estuvo nuevamente en las botas de Aduriz. Solo en el área pequeña. Se veía venir. El donostiarra, revolucionado después del descanso, volvía loca a la defensa rojiblanca. Pero, finalmente, fue Jurado quien chutó un fuerte disparo que Iraizoz no conseguía atrapar. No sentaba nada mal el empate al Athletic.

Después del letargo inicial, los rojiblancos conseguían lo más difícil, adelantarse de nuevo en el marcador. David López colgaba el balón desde la banda y Javi Martínez, siguiendo las indicaciones de Caparrós subía a rematar. No perdonó. El golpe fue demasiado duro para un Mallorca que no supo sacar fuerzas para más. D