Público
Público

Amnistía Internacional avisa a la Fórmula 1 tras su acuerdo con Catar: "Los pilotos deberían hablar de derechos humanos"

El emirato será la sede de un Gran Premio durante los próximos diez años.

Emir Catar
Imagen reciente del emir de Catar, Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani, en la ONU. EFE / Eduardo Muñoz

La Fórmula 1 ha anunciado que Catar será la sede de un Gran Premio de Fórmula 1 durante los próximos diez años, a excepción del año 2022, tras el acuerdo al que ha llegado con las autoridades del país. 

El Circuito Internacional de Losail de Catar celebrará su primer Gran Premio de Fórmula 1 el próximo 21 de noviembre, cuando se disputará la vigésima carrera de la primera temporada en sustitución de la prueba de Australia, que se canceló por la pandemia.

En 2022 no habrá GP por la disputa del Mundial de fútbol y volverá en 2023 con un acuerdo hasta 2032, con la posibilidad de que en este lapso de tiempo se construya un nuevo circuito para albergar la Fórmula 1 durante una década. 
Con el GP de Catar, el Mundial de Fórmula 1 tendrá las 22 carreras previstas inicialmente.

El anuncio del acuerdo ha encendido las alarmas en Amnistía Internacional. La organización recuerda la falta de respeto a los derechos humanos en el país. "Los pilotos y los equipos deberían estar preparados para hablar de derechos humanos en Catar antes de la carrera, haciendo su parte para romper con el intento de lavado de imagen a través de la gestión deportiva", apunta un comunicado de Amnistía Internacional.

En ese sentido, Amnistía Internacional confía en que los responsables de la Fórmula se cercioren de que en el evento se respeten asimismo los derechos laborales de los trabajadores en todo momento. Esa explotación laboral viene de antiguo: según la estimación de algunas organizaciones de derechos humanos, unos 6.500 trabajadores han perdido la vida durante las obras para celebrar el Mundial de Fútbol 2022.

"La Fórmula 1 debería insistir en que todos los contratos relacionados con esta carrera tengan normas laborales estrictas en todas las cadenas de suministros. No es ningún secreto que los países ricos de Oriente Medio ven el deporte de alto nivel como una plataforma para lavar su imagen", denuncia un portavoz de Amnistía Internacional.

La Fórmula 1 ha respondido recordando que precisamente ellos "están en una posición única para cruzar fronteras y culturas para unir países y comunidades que comparten la pasión y la emoción" por un deporte increíble.