Estás leyendo: Arbizu manda en los fogones

Público
Público

Arbizu manda en los fogones

Nos adentramos en el lugar de trabajo del cocinero de la selección española

PEPE GARCÍA-CARPINTERO

Pregunta: ¿qué sería de los futbolistas sin un sustento acorde con las exigencias de una fase final? La comida es fundamental en el desarrollo de la vida cotidiana de los internacionales y la selección cuenta con uno de los mejores cocineros en esta materia: Xabier Arbizu. El navarro no es un neófito en estas lides. Llegó a la selección con Clemente en el cargo y a partir de ese momento, se ha convertido en un referente en todas las fases finales. Eso sí, Arbizu sólo pide a los jugadores una cosa: “Nada de bollería industrial. Es lo peor que puede comer un futbolista y diría que una persona”.

La vida de Arbizu en Neustift es un no parar. “Me levanto a las siete. Me gusta llegar al mercado muy temprano, cuando abren. Así puedo coger las mejores verduras, pescados, carnes... Aunque lo más importante es el pescado. A los chicos no les gusta mucho, porque son más de carne, pero es necesario”. Carne, mucha ternera es la que comen los jugadores. “El cerdo está prohibido en mi cocina de Neustift. Cada jugador puede consumir unos 300 gramos de ternera diarias. Así que al final consumimos unos 50 kilos”.

Arbizu vive una Eurocopa de lo más tranquilo. Olvidado queda cuando tenía que llevarse todos los alimentos desde España, como en el caso de Corea y Japón: “Allí no podíamos arriesgar. Pero aquí da gusto. Austria es un país en el que encuentras unos géneros de primer orden. Las instalaciones son buenas. Pero le faltan cosas. El vino corre de nuestra cuenta, pero para días especiales”.

El cocinero desvela que más de uno se cuela entre los fogones para suplicarle que tire de postres dulces. “Ellos saben que de dulce, poco. Deben alimentarse a base de fruta. El otro día les hice unas natillas, pero con leche desnatada. Aquí no hay miramientos”, bromea Arbizu.

El menú de un día normal de concentración está compuesto por ensaladas, los días previos a los partidos mucha pasta y carne. “Intentamos llevar una dieta equilibrada. El doctor está muy encima de los menús. Pero la verdad es que da gusto. Tenemos una plantilla muy saludable y les gusta comer de todo”, concluyó.