Estás leyendo: Con bajitos y un único 9

Público
Público

Con bajitos y un único 9

Luis ha ido cambiando el equipo hasta dar con uno en que la gran incógnita es saber que sucederá cuando Fernando Torres regrese.

PEPE GARCÍA-CARPINTERO

La era de los bajitos puede ser el fin del reinado de los nueves. La locura que se ha desatado con el juego de la selección desde que Iniesta, Cesc, Silva e Iniesta coinciden en el once hace que ser ariete se convierta en algo similar a una especie en extinción. Esto, al menos, es lo que se desprende tras ver el resultado ante Dinamarca y Suecia, y la posterior clasificación para la Eurocopa.

Luis ha apostado por esta idea en momentos concretos. Pero siempre que alguien sale ganando, otro pierde. Con este sistema Villa y Torres se juegan un puesto en el once, por lo que las aspiraciones de otros delanteros, que no son Raúl, como Morientes para llegar a la Eurocopa empiezan a ser más que remotas, contando que Tamudo es fijo y Güiza podría tener su oportunidad. ¿Pero realmente va a llegar definitivamente la era de los bajitos en la roja? No está nada claro.

La incógnita de El Niño

Todos reconocen que la apuesta por los bajitos ha sido muy fructífera para el juego del combinado nacional, pero ¿qué pasará cuando realmente Torres esté al 100%? Esa pregunta ya resuena entre algunos jugadores. Luis no ha sentado a Torres en el último periodo de la selección y precisamente, una lesión de éste en la previa del partido ante Dinamarca dio con los bajitos sobre el campo y la consabida locura por los jugones después.

Fuentes cercanas a Luis confirman que tiene en mente diferentes variaciones de sistema según vayan transcurriendo los encuentros. Así que la era de los bajitos podría ser selectiva. Sólo para momentos puntuales. Luis está contento con el rendimiento que ha dado el equipo en las últimas semanas, pero también ve que este equipo tiene bastantes similitudes con el que cayó eliminado ante Francia en el Mundial. Lo diferente es que hay jugadores que han crecido. El caso de Iniesta es el que más le ha llevado hacia la era de los bajitos.