Público
Público

Balotelli: "Si alguien me tira un plátano iré a la cárcel, porque lo mataré"

El jugador italiano se muestra rotundo ante cualquier muestra de racismo que observe en la Eurocopa

PÚBLICO.ES

Mario Balotelli es conocido no solo por su talento futbolístico sino por su fuerte carácter y su lucha incansable contra el racismo. Por eso, este martes durante una conferencia de prensa con la selección italiana ha querido dejar bien clara su postura ante algún posible incidente en la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

El delantero de Italia, que se verá las caras con España en la primera fase, ha amenazado con matar a aquel que lance un plátano por la calle o en el terreno de juego durante la cita continental.  "No voy a aceptar el racismo de ninguna manera. Es inaceptable. Si alguien me lanza un plátano en la calle, iré a la cárcel, porque les mataré", ha llegado a aseverar.

Balotelli también dejó claro su reacción a cualquier acto racista durante algún partido: "Si ocurre, abandonaré el terreno de juego y me iré a casa".

Balotelli ya sufrió un episodio desagradable hace tres años en Roma justo antes del Europeo sub'21 cuando en un bar le lanzaron dos plátanos. "Fue una suerte que llegara la Policía pronto porque, te lo juro, que les hubiera golpeado. Les hubiera destruido. Espero que no vuelva a ocurrir jamás". El último episodio racismo tuvo que sufrirlo esta misma temporada en un partido de Europa League en Oporto cuando los aficionados del conjunto portugués le increparon con insultos.

Por eso, de cara al torneo europeo confía en que no haya que lamentar ninguna actuación xenófoba: "Vamos a ver lo que sucede en la Eurocopa, espero que transcurra sin ningún problema". 

Estas declaraciones del jugador del Manchester City se producen precisamente un día después de que Sol Campbell pidiera a los hinchas ingleses que no viajaran a la competición porque podrían "terminar volviendo en un ataúd".

Durante su comparecencia ante la prensa, el jugador también aprovechó para autodefinirse: "Creo que soy un genio pero no un rebelde. Tengo mi vida, mi mundo, hago lo que quiero sin molestar a nadie. Creo que soy más inteligente que la mayoría de las personas. El talento que Dios me dio es hermoso pero es una dificultad porque siempre estás mirando a otras personas que están deseando juzgarte".