Estás leyendo: El Barça, como en casa

Público
Público

El Barça, como en casa

Los azulgrana completan su pleno de victorias a domicilio en la primera vuelta de la Liga

GERMÁN ARANDA

Es difícil hablar de este Barça sin utilizar la expresión "una vez más". Cada asistencia y gol de Messi, cada tanto de Villa, o de Pedro, cada regate, cada toque brillante de Iniesta, es el nuevo episodio de muchas asistencias, jugadas, paredes, dianas, victorias anteriores. Una vez más, el Barça ganó a domicilio. Como siempre, porque ha acabado la primera vuelta de la Liga contando con victorias sus desplazamientos. Una apisonadora imparable, que dominó siempre, sentenció pronto y goleó en cuanto pudo al Deportivo.

La alineación inicial dejaba de antemano algunos interrogantes abiertos. Rara vez Alves se pierde un partido y hoy Adriano tenía una ocasión de oro para demostrar que puede suplir a su gran amigo, con el que comparte nacionalidad brasileña, pasado sevillista y características de juego. El lateral respondió, tanto las ayudas a los centrales como en las incorporaciones ofensivas. De hecho, fue suyo el primer disparo, algo tardío y desviado, del Barcelona.

Con Xavi en el banquillo, Messi fue más mediapunta que nunca

Si tardó tanto, más de veinte minutos, en probar suerte el Barcelona, no fue por la falta de dominio. Una vez más, los azulgrana domaron el balón a su antojo, lo movieron por todas las zonas del campo contrario pero les costaba superar la última línea más de lo habitual. Sin Xavi y Busquets en la medular, reservados también por el apretado calendario, Keita y Mascherano demostraron una vez más que cada día están más contagiados del fútbol azulgrana. Pero, por supuesto, en sus pases no está el sello de La Masia ni son jugadores especialmente creativos. Así que sorprender con un pase al hueco que encontrar a los atacantes era sólo responsabilidad de Iniesta.

Bueno, y de Messi, que reculó para ejercer más de mediapunta que nunca. Fue él, de hecho, quien habilitó a Villa para que ganara la espalda a la defensa y, en el primer chute a puerta del Barça, batiera a Aranzubía colándole el balón por debajo de las piernas pese a estar casi sin ángulo a la derecha de la portería del Depor.

No disparó mucho más el Barcelona, pero quedaron para la hemeroteca un par de sutilezas de Iniesta con el balón y un gol ilegal de Abidal que no subió al marcador porque, por pocos centímetros, el francés había partido en fuera de juego. Curioso caso el del lateral, que marcó su primer tanto con el Barça el pasado miércoles en Copa y parece haberse aficionado a las redes. En este Barça, cualquiera se anima y monta una fiesta.

El argentino marcó de falta directa; Iniesta y Pedro culminaron

Pero está claro quiénes son los que marcan el ritmo de este equipo inolvidable y por eso mañana estarán en la final del Balón de Oro. El penúltimo regalo antes de la gala fue un golazo de Messi, que colocó con potencia una falta directa en la escuadra del palo corto de Aranzubía.

Ante el sopor del dominio azulgrana, ya sin prisas por encontrar el área, a la afición del Depor, que jugó todo el partido asustado, sólo le quedaba corear el nombre de Iniesta. Él respondió con un gol de bandera y Pedro culminó la goleada recordando que no todas las estrellas del Barça están en la final del Balón de Oro.

Deportivo: Aranzubia; Aranzubìa,Laure,Lopo,Colotto, Manuel Pablo;Rubén Pérez,Antonio Tomàs,Desmarets (Rindaroy, m. 60) ,Saúl (Valerón, m.55), Domínguez (Álvarez, m.77) ; Adrián.

Barcelona: Valdés; Adriano, Piqué, Puyol, Abidal; Iniesta (Thiago, m.81), Mascherano, Keita; Pedro (Afellay, m. 81), Messi y Villa (Bojan, m. 60).

Goles: 0-1. M. 26. Villa cuela, casi sin ángulo, el balón por entre las piernas de Aranzubia tras aprovechar un gran pase de Messi. 0-2. M. 51. Messi, de falta directa, ajusta el balón a la escuadra del palo corto del portero. 0-3. M. 78. Iniesta se acomoda el balón para marcar desde la frontal del área. 0-4. M. 80. Pedro sentencia a pase de Messi.

Árbitro: Ferreiro. Mostró amarilla a Pérez

Riazor: Unos 17.000 espectadores.