Estás leyendo: La Liga empieza el 22-M

Público
Público

La Liga empieza el 22-M

Tras el empate del Real Madrid contra el Villarreal, el clásico de dentro de dos semanas en el Camp Nou adquiere más importancia de cara al título, ya que el Barça podría salir líder. Hasta entonces, el calendario de ambos es asequible y después se toparían con rivales como Sevilla o Valencia.

Cristiano se lamenta durante el partido ante el Villarreal. REUTERS/Susana Vera

EDUARDO ORTEGA

MADRID.- El tropiezo del domingo contra el Villarreal en casa dejó al Madrid otra vez sin margen de error. No fue, sin embargo, algo inesperado. Se apagó el piloto automático con el que jugaba y ha perdido todos los destellos que hasta diciembre le hicieron ser el mejor equipo del mundo. Cristiano, Benzema y Bale apenas encuentran puerta y sólo viendo jugar a Isco pareciera que no ha pasado la Navidad. Puede que las bajas en el centro del campo y en la retaguardia, sobre todo la de Modric, hayan contribuido al retroceso del equipo. Pero eso es algo que habrá que comprobar cuando el croata regrese. El Villarreal sacó tajada de su visita al Bernabéu y ha dejado claro que los blancos tienen muchos problemas cuando juegan contra equipos competitivos.

El Atlético le ha tumbado dos veces y el Valencia otra. Por contra, Sevilla y Barça cayeron en el coliseo de los blancos, que superaron al Villarreal en El Madrigal en la primera vuelta. Todo lo que antes de Navidad era bueno en el club merengue y malo en el culé se ha dado la vuelta. Las tendencias son diametralmente opuestas. El Barça es el que ahora apuesta al alza y el Madrid necesita desprenderse de una cierta relajación. Parece claro que no eran los problemas extradeportivos del club los que traían de cabeza al equipo sobre el césped. Ayer comenzó el juicio por una demanda de MCM, y los jugadores, con sus altibajos, siguen como un tiro. Lo dijo Messi, y eso va a misa en la Ciudad Condal: la plantilla cambió su actitud tras la debacle de Anoeta y la incendiaria semana posterior, en la que se aireó la doble bronca del astro argentino y Bartomeu convocó elecciones.

Una racha de once victorias seguidas, la buena conexión entre Messi y Neymar y la aparición (al fin) de Luis Suárez son señales evidentes de la buena salud de la que en este momento gozan el juego y los resultados. En la parte negativa, la enorme desconexión que el equipo sufre de cuando en cuando. Ante el Málaga, por ejemplo, sólo cuatro remates a puerta; apenas ninguno entrañaba peligro. También extraña que Luis Enrique aún mantenga el suspense con las alineaciones a estas alturas de temporada y siga jugando con las rotaciones, máxime cuando todo el mundo ya sabe cuál es el once de garantías.

El Rayo este domingo (12.00 horas) en el Camp Nou y el Eibar la siguiente semana son los duelos que le restan al Barça antes de recibir al Madrid

Se ha situado, gracias a todo ello, el Barça a sólo dos puntos del Madrid, dependiendo otra vez de sí mismo. El Rayo este domingo (12.00 horas) en el Camp Nou y el Eibar la siguiente semana son los duelos que le restan antes de recibir al Madrid. Pocos esperan que los culés no cuenten estos dos partidos por victoria. En el clásico donde los de Luis Enrique esperan dar el golpe y vencer para ser líderes otra vez después de muchas jornadas, mientras que rozan la final de Copa y los cuartos de la Champions.

En el Real Madrid, la igualada en casa ante el submarino amarillo se une a la dolorosa goleada sufrida en el Calderón

La senda del Madrid, por el contrario, se ha complicado. La igualada en casa ante el submarino amarillo se une a la dolorosa goleada sufrida en el Calderón y a la aireada fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo. Viven los blancos bordeando la crisis (esa que, como el Guadiana, aparece y desaparece en cuestión de un par de goles) desde el fatídico 4-0.

Le urge a Ancelotti la recuperación de Modric, que parece ya cercana. Entiende el italiano que es la pieza que falta para que el engranaje vuelva a funcionar como los ángeles. Para que superen al Athletic en el Nuevo San Mamés este sábado y al Levante siete días después. Pero, sobre todo, para salir líderes del Camp Nou, toda vez que en Champions su clasificación para cuartos no plantea excesivas preocupaciones.

Si volvieran a tomar el Camp Nou, los merengues dejarían prácticamente sentenciado el título, ya que estirarían su ventaja en el liderato hasta los cinco puntos. El aparente descuelgue del Atlético (ha perdido fiabilidad y está a cinco y siete puntos de Barça y Madrid, respectivamente) parece dejar en azulgranas y blancos el duelo por esta Liga. De nuevo aparece la bipolaridad.

Por eso, el choque del 22 de marzo puede ser tan trascendente como otros años. O no. Los calendarios de ambos equipos son bastante parejos tras el clásico y se miden con rivales tan espinosos como Sevilla, Valencia, Celta o Atlético. Ancelotti volvió a insistir el domingo tras el empate que la Liga no se decidirá hasta el último partido. Puede que tenga razón, como el año pasado, pero el peaje del 22-M se antoja una buena piedra de toque para vislumbrar hacia donde camina la Liga a partir de entonces.

EL CALENDARIO QUE LES QUEDA

Real Madrid:

Granada (casa)

Rayo (fuera)

Eibar (casa)

Málaga (casa)

Celta (fuera)

Almería (casa)

Sevilla (fuera)

Valencia (casa)

Espanyol (fuera)

Getafe (casa)

Barcelona:

Celta (fuera)

Almería (casa)

Sevilla (fuera)

Valencia (casa)

Espanyol (fuera)

Getafe (casa)

Córdoba (fuera)

Real Sociedad (casa)

Atlético (fuera)

Deportivo (casa)

lea también...