Público
Público

Un bolo que atraganta al vestuario

El Madrid hace caja a costa de la Copa

HUGO JIMÉNEZ

"Es un marrón tener que hacer no sé cuántos kilómetros en un día para jugar un amistoso en Albania, ¿pero qué le vamos a hacer? Ya se sabe que lo que manda es el dinero...". Aunque entienden el razonamiento del club, en el vestuario del Madrid no ha sentado nada bien el viaje relámpago de hoy a Albania. Dos millones y medio de euros percibirá el Real Madrid a cambio de un vuelo de ida y vuelta en el día a Tirana (3. 916 kilómetros) para jugar un amistoso ante el Gramozi (18.00, La Sexta). Si hubieran hecho sus deberes ante el Alcorcón lo mismo se habrían librado de este viaje que ahora tanto les molesta.

En diciembre, el presidente del club, Florentino Pérez, recibió una oferta del magnate petrolero albano Rezart Taçi para jugar ante el club de su propiedad. Una vez eliminado de la Copa y tras descartar hacerlo en Navidad, Pérez puso la fecha: 20 de enero. El acuerdo incluye una cláusula por la cual los tres grandes fichajes Cristiano Ronaldo, Kaká y Benzema tienen que jugar. Por supuesto, Florentino garantizó su presencia. El Madrid parte hoy a primera hora de Barajas (9.00 horas) y espera regresar a la capital pasada la medianoche. En total, más de 15 horas de viaje para satisfacer el capricho deun millonario albanés.

Dos millones y medio de euros por contentar a un magnate

El Madrid viaja con la plantilla en cuadro. El entrenador, Pellegrini, contará con los mismos 18 convocados que estuvieron en Bilbao, incluido Benzema, que superó una gastroenteritis a tiempo. Pellegrini no podrá rotar, como pretendía, a los titulares. Aún así, el técnico repartirá los 90 minutos entre todos los desplazados a Tirana.

Por su parte, el Gramozi lleva varios días preparando el partido como el acontecimiento más importante de su historia. El Madrid será custodiado por grandes medidas de seguridad desde su llegada a Albania y se medirá a un conjunto reforzado por jugadores de los dos principales equipos del país (el Tirana y el Besa).

De hecho, esta circunstancia ha puesto en pie de guerra a muchos jugadores del Gramozi. Los excluidos del choque han solicitado la intercesión del presidente del país para no ser apartados e incluso amenazan con abandonar el club.