Público
Público

Brasil suda para ganar la Confederaciones

La 'canarinha' gana por 3-2 y se lleva el título tras remontar dos goles en contra de Estados Unidos

ANGEL LUIS MENÉNDEZ

Brasil está por encima de casi todo. El glorioso espíritu de la canarinha escapa incluso al horroroso corsé con el que Dunga le viste desde hace tres años. Aunque no le guste, al seleccionador suramericano no le queda otra que, cuando se ve con el agua al cuello, echar mano de los mejores. Y siempre le sale bien. No puede ser casualidad. Brasil sudó para doblegar a Estados Unidos en la final de la Copa Confederaciones, pero acabó apabullando a la revelación del torneo para sumar su enésimo triunfo.

Pese al empeño de Dunga en disfrazar a la selección amarilla de roca, Brasil fluye mucho mejor cuando se desliza como el agua. Cuando aparecen sobre el verde futbolistas distintos. Sin el brillo de sus años dorados, cuando se juntan Kaká, Robinho, Alves, Elano y Luis Fabiano, todo es mucho más fácil. Y el

Estados Unidos es un ejercicio permanente y perfecto de simpleza. Su filosofía es la misma del conductor que, suba o baje el precio de la gasolina, siempre tiene la misma respuesta: "A mí me da igual, yo siempre echo 20 euros". Así juegan los estadounidenses.

Bradley padre, tras lamentar lo justo la ausencia por sanción de su hijo, Bradley junior, pieza importante del equipo, repitió la fórmula del éxito. El entrenador yanqui coloca dos líneas de cuatro hombres justo por delante de su área, espera al rival y, a la primera pelota que rebañan, salen como lobos al contragolpe. El segundo gol resume el carpetovetónico estilo que, paradojas del fútbol, ha revolucionado la Copa Confederaciones.

Atacar tan sencillo e inocente entramado es, teóricamente, fácil. Sólo requiere velocidad mental y física, regate, apoyos y, en definitiva, una dosis discreta de talento. Todo lo que ha sido históricamente Brasil.

Hoy, sin embargo, el grupo de Dunga deshonra su historia cada vez que pisa un campo. El técnico brasileño desprecia a un lateral portentoso como Alves para poner en su lugar a un consumado picadedrero como Maicon. Las bandas, un territorio donde Brasil ha edificado gestas grandiosas, no existen. Si acaso, Robinho intenta buscarse la vida en la izquierda, solo y mal acompañado por André Santos, espejo zurdo del citado Maicon.

Cuando la pentacampeona del mundo quiso reaccionar ya cargaba con dos losas encima. Estados Unidos es una máquina táctica bajo la batuta de Donovan. El centrocampista de Los Angeles Galaxy posee calidad, visión de juego y una velocidad endiablada. No desentonaría en ninguna liga europea, pero su figura es un icono, el icono, en el débil campeonato estadounidense de soccer (fútbol). El orden del grupo y la fantasía del 10 cristalizaron en dos goles sorprendentes e inesperados.

La ventaja reforzó la apuesta americana y acrecentó las miserias brasileñas. Imprecisos y lentos, los suramericanos eran superados en cada lance por sus primos del norte. Dunga, mientras tanto, meneaba la cabeza. Nada más.

La paciencia es una de sus más desesperantes virtudes. Eso sí, le suele dar resultado. Sin ir más lejos, se encontró con un gol de Luis Fabiano apenas nacido el segundo tiempo. El delantero del Sevilla se lo fabricó y, con su esfuerzo abrió el camino de la remontada. Los estadounidenses se asomaron al abismo y, por primera vez, les dio un ataque de vértigo. Se descolocaron, lo fiaron todo a su decreciente poderío físico, y eso les perdió. Eso y la entrada, siempre tarde, de Alves y Elano. El primero desbrozó la banda izquierda y el segundo aportó su criterio y, sobre todo, sus precisión para encarrillar la victoria. De su bota derecha nació el tercero y definitivo gol. Lucio, el capitán, lo cabeceó con potencia y, fiel a la historia, celebró un nuevo título para la 'canarinha'.

Estados Unidos (2): Howard; Spector, DeMerit, Onyewu, Bocanegra; Clark, Feilhaber (Bornstein, m. 74); Davies, Donovan, Dempsey; y Altidore (Kljestan, m. 74).

Brasil (3): Julio César; Maicon, Luisao, Lucio, André Santos (Alves, m. 65); Felipe Melo, Gilberto Silva; Ramires (Elano, m. 65) Kaká, Robinho; y Luis Fabiano.

Goles: 1-0. M. 9. Spector saca un centro templado desde la derecha, Dempsey remata con la tibia derecha en semi fallo y bate a Julio César. 2-0. M. 26. Davies y Donovan montan una vertiginosa contra, rubricada por el segundo con un recorte seco a Ramires y un tiro seco y raso. 2-1. M. 45. Luis Fabiano recibe de espalda en el área grande, se da media vuelta y conecta un zurdazo imparable. 2-2. M. 73. Kaka alcanza la raya de fondo por la izquierda, centra raso al área, Robinho remata a larguero y Luis Fabiano cabecea el rechace. 2-3. M. 84. Elano bota un córner desde la derechay Lucio cabecea en el segundo palo.

Árbitro: Hansson (Suecia). Amarilla a Bocanegra, Felipe Melo, André Santos, Lucio

Ellis Park: 52.000 espectadores