Público
Público
Olimpiadas de Río 2016

El caballo de Mohamed VI vuelve a casa: viajó en business como un rey pero fue eliminado 

El purasangre francés Quickly de Kreisker viajó a Río con unas condiciones VIP de alimentación, temperatura y cuidados que ya quisieran para sí muchos humanos en turista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jinete Abdelkebir Ouaddar montando al caballo Quickly de Kreisker. REUTERS/Tony Gentile

RABAT.- El caballo del rey Mohamed VI de Marruecos, llamado Quickly de Kreisker, tendrá que volver a casa tras haber sido eliminado ayer, con su jinete Abdelkebir Ouaddar, en la segunda ronda de las pruebas eliminatorias.

Era la primera vez que Marruecos participaba en la prueba olímpica de salto de obstáculos, y tanto el caballo como el jinete han sido noticia por argumentos más bien extradeportivos.

El caballo Quickly de Kreisker, que merece incluso una entrada en Wikipedia, es un purasangre francés nacido en 2004 y adquirido por el rey Mohamed VI en 2012. Viajó a Río en clase business, como viajan los purasangre; es decir, con unas condiciones VIP de alimentación, temperatura y cuidados que ya quisieran para sí muchos humanos en clase turista.

No se sabe cuánto pagó el rey por Quickly de Kreisker, pero sí que ha recibido una ofertas para venderlo por 16 millones de dólares por parte de un príncipe qatarí en el mismo Río de Janeiro, oferta que fue rechazada, según relató el portal lesiteinfo.com.

En cuanto al jinete Ouaddar, es probablemente uno de los olímpicos con más edad (54 años); fue además el abanderado del equipo marroquí en la ceremonia de apertura de Río 2016.

La particularidad de Ouaddar, además de su raza negra (una rareza en el deporte de alta competición en Marruecos), estriba en que es un hombre nacido de familia muy humilde en las cercanías de Marrakech y criado como niño adoptado por una tía del rey actual llamada Lalla Fatima Zohra, quien lo inició en el mundo de la equitación a una edad más bien tardía (12 años).

Mohamed VI llamó a Ouaddar tras pasar la primera eliminatoria para felicitarle y darle ánimos en su itinerario olímpico, una deferencia que no han tenido los demás deportistas marroquíes (en atletismo y taekwondo) que aún siguen en liza.

Eliminado el caballo de Mohamed VI, queda todavía en liza otro caballo de alcurnia, llamado Vienna Olimpic y montado por el jeque qatarí Ali ben Jaled Al Thani, que sí ha conseguido pasar a la segunda eliminatoria.