Estás leyendo: Carvalho paga los riesgos

Público
Público

Carvalho paga los riesgos

El Madrid, a semifinales ocho años después

GONZALO CABEZA

Poner de titulares a cuatro jugadores apercibidos de sanción era un riesgo. Mourinho decidió correrlo y tuvo consecuencias: Carvalho no podrá jugar contra el Barcelona en el Bernabéu. El central realizó una entrada con los tacos por delante a Huddlestone (m. 38) y el árbitro no dudó en amonestarle. La ausencia del central luso, considerado clave por el técnico desde principio de temporada, obligará a los blancos a jugar el partido de ida de las semifinales contra el Barcelona con un equipo distinto al de su alineación tipo.

Mourinho también puso en el once a Cristiano, Ramos y Albiol, todos también apercibidos. Ninguno cayó en la tentación de cometer una amarilla para ponerle las cosas aún más complicadas a su técnico de cara al miércoles 27.

En la segunda parte, Mourinho hizo los cambios pensando en ese primer clásico europeo. Con 5-0 en el global de la eliminatoria, el riesgo que corría era mínimo. Decidió primero quitar a Ramos en el 57 y dar entrada a Granero. El lateral derecho coqueteó con la tarjeta durante toda la primera parte al verse sobrepasado en numerosas ocasiones por Bale en su banda.

Cristiano, después de haber marcado el gol blanco, también tuvo descanso. En el minuto 65 se fue y entró Kaká, que, a falta de grandes noches con el Madrid, ejerce de recambio para las piezas intocables en el esquema de Mourinho. Sólo Albiol, que tampoco es uno de los favoritos del técnico luso, se mantuvo los 90 minutos en el campo con riesgo de ser sancionado.

El problema de las amarillas sigue sin solventarse completamente para los blancos. Albiol, Cristiano y Ramos seguirán con la espada de Damocles sobre su cabeza en el partido de la ida contra el Barcelona, y Di María, que ayer no jugó el encuentro, también tendrá riesgo de suspensión en el encuentro del Bernabéu.

Deberán controlar sus nervios, algo que no se lleva bien con todos los jugadores apercibidos. Cristiano, al final del primer tiempo, perdió la calma por enésima vez. Xabi Alonso le recriminó una acción del encuentro y el portugués no se lo tomó muy bien: se revolvió contra el guipuzcoano. El medio centro, que no tiene riesgo de ser sancionado, también fue sustituido. Por él entró Benzemá, que llevaba tres partidos sin jugar por una lesión muscular.

Volvió a ganar a domicilio

Será el francés importante para las semifinales de Liga de Campeones, una ronda que los blancos no alcanzaban desde abril de 2003. En aquella ocasión fueron derro-tados por el Juventus y sólo un jugador de la plantilla actual, Casillas, formaba parte del plantel.

Su última experiencia victoriosa en semifinales fue un año antes y, al igual que en esta temporada, contra su eterno rival, el Barcelona. En esa eliminatoria, el Madrid jugó la ida en la ciudad condal y venció por 0-2 con goles de Zidane y McManaman. Aquel encuentro era, hasta ayer, la última victoria que los blancos habían conseguido a domicilio en un cruce de la Liga de Campeones. Los recuerdos de aquella eliminatoria son dulces para los blancos. Derrotaron al Barcelona en su estadio y concretaron su pase a la final con un empate a uno en el Bernabéu. Unas semanas después, contra el Bayer Leverkusen en Glasgow, certificaron su décima Copa de Europa.