Público
Público

Prohibido criticar a Temer en las gradas de los Juegos Olímpicos

Los vídeos con la detención y expulsión de los aficionados que gritaron contra el presidente interino se viralizaron en las redes sociales. Un padre de familia expulsado por seis agentes de la Fuerza Nacional y un grupo de mayores que llevaban carteles contra Temer tuvieron que salir del estadio donde veían un partido de fútbol

Publicidad
Media: 4.14
Votos: 7

Manifestantes contra Temer en Río el día de la inauguración de los Juegos. REUTERS/Benoit Tessier

RÍO DE JANEIRO (BRASIL).- Los abucheos que retumbaron en el estadio de Maracaná minutos antes de que acabara la ceremonia de inauguración contra el presidente interino, Michel Temer, fueron un adelanto de lo que sucedería en las arenas olímpicas. Al igual que en las calles, las protestas en el Parque Olímpico también se reprimieron.

Durante el fin de semana, tanto organizadores del Comité Olímpico como agentes de la Fuerza Nacional, impidieron que diversos aficionados se manifestaran contra Michel Temer, considerado por una parte de la población como “golpista” y principal responsable del impeachment contra la presidenta apartada, Dilma Rousseff.

El primer incidente se produjo el sábado en el estadio de fútbol del Mineirão de Belo Horizonte. Se enfrentaban los equipos femeninos de Francia y Estados Unidos. Un grupo de doce aficionados brasileños llegaron a las gradas. Nueve de ellos iban con una camiseta en la que apenas se leía una letra, de modo que pasaron desapercibidos para el comité organizador. Pero al sentarse todos juntos se formaba un mensaje muy claro: “Fuera Temer”.

En el medio del partido, este grupo se levantó y alzaron unos carteles que formaban la frase en inglés: “Vuelta a la democracia”, de modo que ante las cámaras aparecía: “Vuelta a la democracia. Fuera Temer”. Los doce también comenzaron a corear contra el presidente y muchos otros aficionados se unieron al cántico de manera improvisada. A los pocos minutos se presentó personal del comité organizador y les pidieron que les acompañaran fuera de las gradas, mientras las personas de alrededor continuaban gritando contra el presidente interino.

Los manifestantes contaron al diario brasileño UOL que el comité organizador no les dio la oportunidad de volver a las gradas a pesar de que insistieron que se quitarían las camisetas y dejarían los carteles. “Dos agentes de policía nos intentaron detener pero enseguida me puse la camiseta de mi equipo El Galo y ya no tenían motivos para llevarnos a la comisaría”, cuenta un manifestante, economista, al diario UOL. No quisieron hacer más ruido porque el grupo iba a acompañado de menores y de personas mayores: “No insistimos más y preferimos marcharnos por la buenas; con los niños cerca no queríamos lío”, dijo otro de ellos.

El domingo fue el turno de un padre de familia que fue con sus mujer y sus dos hijos al sambódromo carioca a ver las pruebas de tiro con arco. Este señor llevaba un cartel pequeño en el que se leía “Fuera Temer”. Lo levantó durante unos segundos y rápidamente un agente de la Fuerza Nacional le pidió que no lo hiciera de nuevo: “En un primer momento me lo dijo de buenas y entonces lo acepté y no hice nada más”, le contó al diario El País Brasil. El problema vino después, cuando a la media hora alguien cercano gritó “Fuera Temer” y entonces cinco agentes de la Fuerza Nacional se le acercaron de nuevo para pedirle que abandonara el recinto.

El manifestante se negó y aseguró que él no había gritado nada. Entonces varios aficionados de alrededor comenzaron a gritar a los agentes confirmando que él no era quién había gritado, pero no les hicieron caso. En dos ocasiones intentaron llevárselo a la fuerza delante de sus hijos y de su mujer. Al ver que lo acabarían arrastrando, aceptó salir de las gradas. Su mujer aseguró que él no había gritado, pero no hubo caso y expulsaron a toda la familia del recinto bajo los abucheos de los aficionados, indignados con el trato de los agentes.

“Sólo deporte”

Las expulsiones del fin de semana causaron una oleada de quejas en las redes sociales. Los vídeos que otros asistentes grabaron mientras la Policía se llevaba a los manifestantes se hicieron virales en pocas horas. A pesar de que los derechos de libertad de expresión y de manifestación están garantizados por la Constitución brasileña, la Ley 13.284 que firmó Dilma Rousseff el pasado mes de mayo impuesta como condición por parte del Comité Olímpico Internacional (COI), dice que se prohíben las "banderas que no sean para fines festivos y amigables”, así como las manifestaciones de carácter “ofensivo, xenófobo, racista, o que estimulen otras formas de discriminación”.

La normativa no dice nada específico sobre protestas políticas. Sin embargo, fuentes del Comité Olímpico insistieron a Público que la “propia Carta Olímpica dice que no se permitirá ningún tipo de manifestación, ni propaganda política, religiosa o racial en ningún emplazamiento, instalación o cualquier otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos”.

El portavoz del Comité Olímpico, Mark Adams, insistió en la mañana del lunes que los estadios eran lugares “exclusivos para el deporte” y que no debían llevarse a cabo manifestaciones ni políticas, ni con fines propagandísticos: “Sería importante que la gente pudiera tener en cuenta que es importante que si una persona se manifiesta las otras no continúen porque se pueden producir situaciones complicadas”, dijo en rueda de prensa refiriéndose a cómo los aficionados en ambas situaciones habían apoyado a los manifestantes y continuado con las protestas. En relación a lo expulsados, señaló que estaban analizando “caso por caso” y que querían ser “lo más pragmáticos posibles”.

Hace meses que Amnistía Internacional anunciaba que incidentes como este podrían producirse tras la aprobación de esta normativa conocida como ley olímpica y que tiene muchos parecidos con la ley mordaza española. “Es una ley excesivamente vaga que deja abierta la posibilidad de que se utilice de forma injusta contra manifestantes y activistas pacíficos”, decía el presidente de Amnistia Brasil, Atila Roque. La ONG denuncia que esta normativa “impone nuevas restricciones al derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica” en muchas zonas de la ciudad anfitriona. Estas restricciones serían “contrarias a las leyes y normas internacionales”, y además “no tratarían el problema del uso de la fuerza innecesaria y excesiva” por las fuerzas de seguridad al realizar las detenciones.

El profesor de Políticas Públicas de la Universidad de São Paulo (USP), Pablo Ortellado, denunciaba la nueva ley y recordaba que la normativa había sido aprobada también por el gobierno petista: “Censura es censura y cualquier demócrata debería indignarse con la restricción al derecho de protesta impuestas por las leyes de la Copa y de las Olimpiadas”, decía en su página de Facebook.

La represión en las calles de Sao Paulo el pasado viernes fue mucho más violenta. La Policía Militar atacó a los manifestantes que protestaban contra Temer y contra los Juegos Olímpicos. Según fuentes de Amnistía Internacional alrededor de 100 jóvenes fueron detenidos y trasladados a comisaría por el simple hecho de manifestarse.