Público
Público

Cierran la piscina verde de Río por los malos olores que desprende

Mario Andrada, portavoz del comité organizador, ha asegurado que el problema se resolverá pronto. De momento han suspendido las competiciones en la piscina y la piscina adyacente también está adquiriendo la tonalidad verdosa.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

Las piscinas de saltos, de color verdoso y la de waterpolo, que está adquiriendo la misma tonalidad verdosa/REUTERS

MADRID.- La piscina dedicada a los saltos de trampolín en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que el pasado martes se volvió de color verde, ha sido cerrada este viernes por las quejas por los malos olores que se desprenden.

Así lo ha confirmado Mario Andrada, portavoz del comité organizador, quien ha asegurado que el cierre es temporal para resolver el problema lo antes posible.

Sin embargo, no se pueden pasar por alto las múltiples quejas que desde el martes han lanzado los distintos deportistas que han hecho uso de ella. El último ha sido Stephan Feck, quien en su cuenta de Facebook, ha subido una fotografía tapándose la nariz junto con la frase: "El momento en que quieres entrenarte un poco y la piscina está cerrada. Toda la sede huele como si alguien se hubiera echado un pedo".

Por ello, la ronda preliminar de la competición femenina de trampolín individual que iba a celebrarse este viernes, se cancela y se traslada al domingo.

"Confirmamos que el entrenamiento de saltos en la piscina del Parque Acuático Maria Lenk ha sido cancelado esta mañana. La Federación Internacional de Natación (FINA) está al tanto y apoya nuestra decisión", ha publicado la organización de Río en un comunicado. 

En el mismo se explica que el cierre es necesario para que el agua "permanezca en calma y vuelva a retornar su color azul lo antes posible". De esta forma, ante el cierre, los atletas han tenido que proseguir sus entrenos en superficia seca en el edificio Maria Lenk.

El suceso viene a sumarse a la polémica acerca de los niveles peligrosos de contaminación que presenta la Bahía de Guanabara de Río, junto a los residuos y la basura marina. A pesar de ello, los organizadores insisten en que no presentan ningún tipo de problema para la salud.

La causa oficial del color verdoso la ofreció el Comité Organizador Río 2016, quien se apresuró a aclarar que la situación obedecía a una reducción del nivel de alcalinidad de las aguas que los responsables de la piscina fallaron en combatir por no haber tenido en cuenta que el elevado número de nadadores podía incidir sobre el PH.

Mario Andrada explicó en este caso el miércoles que el cambio del color del agua de la piscina de los saltos de trampolín, que se convirtió en verde el martes, se debió a un descenso de la alcalinidad.

Sin embargo, el agua de la piscina adyacente a la de saltos, la dedicada al waterpolo, está adquiriendo el mismo color verde brillante en lo que parece un efecto contagio.