Público
Público

Italia borra de la Eurocopa a
una irreconocible España

La vigente campeona dice adiós en los octavos de final tras un partido lamentable. Un gol de Chiellini (32') y otro de Pellè (91') plasmaron la superioridad italiana. Tras una primera parte espantosa, España intentó con más alma que juego un empate que no llegó.

Silva, Pedro y Piqué, cabizbajos tras la derrota de España contra Italia. /EFE

España se despide de la Eurocopa a costa de una Italia que apagó las luces de la campeona, que la dejó sin ideas y que consumó su venganza. Un 2-0 incontestable el que cosecharon los hombres de Del Bosque en Saint-Denis, en un partido muy gris que solo mostró la peor cara de un grupo de jugadores que enfila ahora una nueva transición, como la que se emprendió tras el fiasco del Mundial de Brasil 2014.

Superada casi siempre por un combinado italiano que planteó no solo basado en la defensa. Supo sacar el balón con criterio el equipo de Antonio Conte, robárselo a España en la primera parte, donde fraguó su victoria con un gol de Chiellini, que solo De Gea salvó de terminar en humillación.

Solo en el tramo final del choque España sacó la garra y el empuje para disfrutar de tres ocasiones para forzar la prórroga. Pero en el descuento Pellè esfumó toda esperanza. Todos temían a Italia e Italia sacó los dientes. España hace las maletas mucho antes de lo que hubiera pensado y los italianos se citan el sábado en los cuartos con Alemania. 

La primera parte fue todo un infierno para España, que no logró encontrar su identidad ni un solo momento. La vigente campeona de Europa ni fue ella misma ni le dejó Italia, que cuajó unos primeros 45 minutos soberbios. Antonio Conte planteó un partido de tú a tú, con el esquema de cinco defensas que se intuía, De Rossi en la manija, escoltado por Parolo y Giacherini y Pellé y Éder en punto. Mientras que Del Bosque volvió a optar por los mismos once jugadores que habían triunfado ante la República Checa y Turquía, pero también los mismos que habían fracasado en la última jornada contra Croacia.

Los italianos se encontraron desde el principio muy cómodos en el verde. En defensa, consistentes y sin fisuras. Y con el balón en los pies demostrando que no tenían intención de cedérselo gratis a España

Arrancó el partido con todo un chaparrón en Saint-Denis. Y España se caló hasta los huesos. Salió fría y destemplada. Mientras que los italianos se encontraron desde el principio muy cómodos en el verde. En defensa, consistentes y sin fisuras. Y con el balón en los pies demostrando que no tenían intención de cedérselo gratis a España. Siempre quiso la pelota la azzurra y España no supo cómo robárselo. Los papeles estaban cambiados y Del Bosque no se explicaba el porqué. 

Con una presión alta, con De Rossi asumiendo todos los balones y con un despliegue físico que asfixió a los españoles, los italianos fueron acumulando ocasiones en el área rival y convirtiendo a David de Gea en el mejor hombre de España en la primera parte. Primero se lució ante un testarazo de Pellè y después tras una chilena de Giacherini, que terminó estrellándose en el palo. La jugada había sido invalidada pero el susto no se lo quitaba nadie a España. 

Primera parte horrible de la Roja

Muchísimos desajustes estaba sufriendo la selección que hoy vestía de blanco. Morata peleándose sin premio con los centrales y con faltas continuas en ataque en los saltos. Faltas de entendimiento entre Jordi Alba y Nolito. Llegadas tardías a todos los balones. Líneas muy separadas entre el centro del campo y la defensa. Todo ello provocó las airadas quejas de Del Bosque desde la banda, hecho sorprendente tratándose del seleccionador calmado y templado al que nos tiene acostumbrados. 

A la vez que salía el sol en Saint-Denis España comenzó a ver la luz. Pero fue un tímido destello. Cesc probó suerte en el 19 con un tiro franco para que la defensa lo cortara sin inquietudes. Pero Italia seguía a lo suyo, buscando el gol. Avisó a los cinco minutos cuando Parolo aprovechó una contra conducida por Bonucci para rematar de cabeza adelantándose en el salto a Jordi Alba. 

El tiro de Eder de falta, fuerte y raso, fue repelido por De Gea pero el balón se quedó muerto y Chiellini entró con todo para hacer el tanto transalpino.

Iniesta, un fantasma hasta entonces, intentó estirar un poco a España viendo la llegada de Jordi Alba por la derecha y haciendo que Buffon tocara el balón con las manos por primera vez. Era el minuto 27. Un espejismo. España no era capaz de desplegar ni el más mínimo atisbo de juego. Y así, tanto fue el cántaro italiano a la fuente, que se rompió. A la media hora de partido una falta cometida por un tembloroso Sergio Ramos cuando Pellè se daba la vuelta fue el preludio. El lanzamiento fue de Éder. Su tiro fuerte y raso fue repelido por De Gea pero el balón se quedó muerto y Chiellini entró con todo para hacer el tanto transalpino. 

De Gea salva a España de encajar una goleada

El gol terminó por desesperar a España. Como lo demostraron Nolito, con un pisotón a destiempo a De Rossi en el minuto 40, y Cesc ante De Sciglio. Pero Italia quería el segundo antes de irse al descanso y casi lo tuvo en una buena triangulación que terminó con un centro de Florenzi a las manos de De Gea. Y en el 44 Giacherini buscó la escuadra y obligó al meta del United a volver a lucirse. España respiró cuando el turco Cakir pitó el camino de los vestuarios.

Aduriz sufrió una terrible caída en un salto a los diez minutos de entrar y los dolores en la cadera le lastraron durante el resto del partido

Del Bosque señaló a Nolito y le dejó en el banquillo para dar entrada a Aduriz, buscando más corpulencia al ataque español junto a Morata. Sin embargo, el delantero del Athletic sufrió una terrible caída en un salto a los diez minutos de entrar y los dolores en la cadera le lastraron durante el resto del partido. Sin embargo, reactivó en parte a España y logró llevar peligro en los balones altos ante Buffon. Antes, De Gea de nuevo tuvo que poner el cuerpo para evitar el 2-0 italiano en una jugada trenzada, con pase de tacón de Pellè incluído, y remate en el mano a mano de Eder. 

De nuevo Eder encontró una fisura por la banda de Juanfran, que completó un partido horrible, para buscar la puntilla pero su balón, tras rebotar en De Gea, no encontró a ningún rematador entre la maraña de piernas. España no lograba cambiar la dinámica del partido. Solo Aduriz llevó el susto en el cuerpo a los italianos en un tiro con rosca, tras una dejada de Iniesta, que salió rozando el palo de Buffon. Y justo después en un salto que tuvo que despejar de puños el veterano meta.

Arreón final sin frutos

España estuvo a punto de forzar la prórroga, primero en un gran empalme de Iniesta desde fuera del área y después en un toque con la puntera de Piqué. Buffon paró ambas ocasiones

El tiempo corría como la pólvora. A los 20 minutos para el final Lucas Vázquez dio nuevos aires entrando por Morata. Solo tardó un instante el atacante madridista en llevar peligro a la portería rival y lanzar un tiro al palo, pero Aduriz había esperado mucho para filtrar el pase y le pilló en posición incorrecta. España se fue en tromba hacia arriba. A la fuerza ahorcan. Y a punto estuvo de forzar la prórroga, primero en un gran empalme de Iniesta desde fuera del área y después en un toque con la puntera de Piqué. En ambas ocasiones se encontraron con un inconmensurable Buffon, que a sus 38 años sigue agrandando su leyenda. 

Pero ni un ápice de suerte sonreía a España en Saint-Denis. Aduriz no podía soportar las consecuencias de su caída y se tenía que dejar su sitio a Pedro, que disfrutó de la última gran ocasión de España al lanzarse en plancha a un pase en diagonal de Silva. No llegó, el partido se abroncó e Italia puso la puntilla en el descuento. Darmian, que había entrado por Florenzi, centró para que Pellè remachara a las mallas y consumara la eliminación de la vigente campeona. 

Italia 2 - España 0

Italia: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Florenzi (Darmian, m. 84), Parolo, De Rossi (Motta, m. 53), Giacherini, De Sciglio; Éder (Insigne, m. 80) y Pellé.

España: De Gea; Juanfran, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Cesc Fábregas, Sergio Busquets, Iniesta; Silva, Morata (Lucas Vázquez, m. 69) y Nolito (Aduriz, m. 46 (Pedro, m. 80)).

Goles: 1-0, m. 33: Chiellini, tras un rechace de De Gea a disparo de falta de Éder. 2-0, m. 91: Pellé, de volea a pase de Giaccherini.

Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Amonestó a los italianos De Sciglio (m. 24), Pellé (m. 54) y Motta (m. 87), y a los españoles Nolito (m. 40), Busquets (m. 88) y Silva (m. 93).

Incidencias: partido de los cuartos de final de la Eurocopa 2016 disputado en el estadio de Francia, en Saint Denis, ante unos 80.000 espectadores.