Estás leyendo: Cuatro diluvios y un drama

Público
Público

Cuatro diluvios y un drama

Cinco carreras han acabado antes de disputarse el 75% de sus vueltas

A. L MENÉNDEZ / EFE


'El coche pende por una parte de unas alambradas retorcidas al paroxismo y por la otra, en el suelo, aplasta un cuerpo'. La descripción, sacada de la crónica de Fernando Fornells publicada en El Mundo Deportivo el 28 de abril de 1975, detalla lo sucedido un día antes en la montaña de Montjuïc.

Se disputaba la 25ª vuelta del G. P. de España cuando el Lola del alemán Stommelen perdió el alerón trasero, salió volando sobre la pista y sus hierros sembraron de muerte la grada antes de convertirse en un amasijo.

Cuatro víctimas dos espectadores, un bombero y un fotógrafo y diez heridos sentenciaron un circuito urbano que había sido criticado con dureza por su falta de seguridad. Es una de las cinco carreras suspendidas antes de disputarse el 75% de sus vueltas totales. En los 60 años de historia de la F1, sólo en Austria 1975, en la citada prueba española de ese mismo año, Mónaco 1984, Australia 1991 y ayer se contabilizaron la mitad de los puntos en juego.

La trágica cita catalana nació con polémica. Con un plante de los pilotos, quienes denunciaron que los raíles de seguridad estaban mal fijados. Algunos de ellos procedieron incluso a apretar las tuercas y tornillos de varios raíles, y los hermanos brasileños Fittipaldi Emerson y Wilson y el italiano Arturo Merzario se negaron a tomar la salida.

Tras el accidente, los participantes aún dieron cuatro vueltas más. El alemán Jochen Mass (McLaren) logró su única victoria y la italiana Lella Lombardi (March) se convirtió en la primera y única mujer que ha puntuado (0,5).

Cuatro meses después, nueva tragedia. El estadounidense Mark Donohue (March) falleció en los entrenamientos del sábado del G. P. de Austria disputado en Osterreichring. La carrera del domingo, 17 de agosto, es la primera suspendida por culpa de lluvia torrencial. El italiano Vittorio Brambilla logró su único triunfo en F1 y, emocionado, se puso a llorar, Se descuidó, colisionó contra los raíles de seguridad y, a duras penas, condujo su maltrecho March hasta el podio.

El G. P. de Mónaco de 1984 pasó a la historia por ser uno de los mas polémicos y el primero del largo duelo entre el francés Alain Prost y el brasileño Ayrton Senna. Prost (McLaren) salió de la pole y dominó hasta que, desatado el aguacero, Senna (Toleman) remontó desde la decimotercera posición hasta adelantar al galo la vuelta 33ª de las 71 de que constaba la prueba.

En ese preciso instante, el belga Jacky Ickx, director de carrera, sacó la bandera roja para detener la prueba. Como quiera que para la clasificación final se tenía en cuenta la de la de las dos vueltas anteriores a la detención, la 31ª, Prost fue declarado vencedor y Senna, que disputaba su cuarto gran premio, sintió que le habían robado el triunfo.

La última carrera en la que se otorgaron la mitad de los puntos fue Australia 1991. Disputada en Adelaida, era la última prueba del Mundial. La pista estaba impracticable por el agua acumulada, seis coches se habían retirado por accidente y llovía a mares. Cada vez que pasaba por la meta, Senna (McLaren) agitaba los brazos ante el director de carrera para que la detuviera. Lo hizo en la vuelta 14ª de las 81 programadas. El brasileño, ya campeón, ganó.