Público
Público

Del 'biscotto' a la final

Italia y España se reencuentran en la lucha por el título después de que los transalpinos se beneficiaran de la victoria de la Roja ante Croacia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los caprichos de los torneos futbolísticos pueden deparar que dos equipos que se hayan enfrentado en una primera fase puedan terminar viéndose en la final. Lo que ofrece la posibilidad de hacer una retrospectiva entre lo que ya pasó y lo que está por suceder. Y es, precisamente, el caso de España e Italia.

Ambos se estrenaron en la Eurocopa en aquel primer partido en Gdansk del 10 de junio, en el que los italianos sorprendieron tanto por su arriesgada apuesta como por el resultado cosechado, un empate ante la campeona del mundo. En la siguiente jornada, España goleó a Irlanda pero Italia volvió a empatar contra Croacia.

En el país transpalpino saltaron las alarmas ante lo que podía deparar la última jornada. La 'azzurra' se había situado entre la espada y la pared.  No solo tenía que imponerse a los irlandeses, sino que dependía del resultado entre españoles y croatas. Un empate a dos goles o más mandaba a los hombres de Cesare Prandelli a casa a las primeras de cambio. Y por eso, inmediatamente volvió al recuerdo el extraño empate, también a dos, entre Dinamarca y Suecia en la Eurocopa de Portugal y que dejó fuera a Italia.

Los medios italianos se pusieron la venda antes de la herida. Y surgió la ya manida palabra biscotto. Alertaron de un posible pasteleo. Y, temiendo un apaño, apelaron a la profesionalidad de los jugadores para que no especularan con el resultado. Incluso, una encuesta en La Gazzetta dello Sport arrojaba que casi la mitad de los italianos temían que España y Croacia pactaran dicho empate.

Desde el interior de las selecciones implicadas ni se contempló todo eso. La honestidad no se podía cuestionar. La victoria era el único resultado posible. Y también estaba en juego el orden de la clasificación para los cuartos. Nada de biscottos. Y así fue. España ganó por 1-0, terminó primera de grupo y terminó enfrentándose a Francia. Croacia quedó eliminada e Italia pasó como segunda.

Once días después y tras dos eliminatorias durísimas, han terminado por volverse a encontrar en la final. Cosas del fútbol. Esta opción existía, pero España no se podía haber permitido haber marcado su fútbol con ese borrón. Ya en su día, los jugadores italianos agradecieron a los españoles su altura en el terreno de juego. E incluso, este jueves, el portero Gianluigi Buffon insistía en su agradecimiento a los españoles tras dejar en la cuneta a Alemania. 

Tras conocer a su rival en la final, también se refirió al asunto el seleccionador Vicente Del Bosque. En una entrevista en Al Primer Toque dejó claro que 'jamás nos arrepentiremos de no haber empatado con Croacia para eliminar a Italia. Eso no era bueno para este deporte'. y añadió que el del domingo será un partido completamente distinto al de la primera fase: 'Es una final y está al 50%. No condiciona nada habernos enfrentado a ellos en la fase de grupos', concluyó.