Público
Público

"Di Stéfano es historia, pero el técnico soy yo"

"Siempre tuve en contra a la gente mediocre", apunta

GONZALO CABEZA

Mourinho, el entrenador fichado por su historial, no por su juego, niega ahora la mayor. "La primera vez que hablé con Florentino Pérez y José Ángel Sánchez no me pidieron nada más que trabajo serio, honesto, dedicado", comentó. Es decir, nada de títulos.

La guerra del juego, para muchos, la tiene perdida. Entre los críticos está Di Stéfano: "Es una de las personas más importantes de la historia del Real Madrid y yo no soy nadie, por eso hay que respetar. Pero yo soy el entrenador, el que hace las alineaciones". Tampoco cree que en el Inter sus títulos llegasen con pega alguna. "En estos momentos, un interista no se avergüenza de su camiseta, de la Champions, del Scudetto o de la Copa de Italia", consideró poco antes de proclamar que en su carrera siempre ha tenido en contra "a la gente de mentalidad pequeña y mediocre".

No faltó el dardo a la prensa, su último caballo de batalla, ni el guiño a la hinchada. "Como decía Messina, no sé si los periodistas de Madrid quieren que el club gane o pierda. La afición, a pesar de no ser profesionales, poco a poco abre los ojos y pierde la ceguera. Por eso está con el equipo", aseguró Mourinho, que dice sentirse muy tranquilo por no ser esta su primera final y que ve ilusión en los suyos. Pero volvió a subrayar la falta de experiencia de su plantilla.