Público
Público

España: el balón contra las dudas

El combinado de Del Bosque volverá a refugiarse en el esférico y la posesión para superar sus titubeos en defensa y en ataque y enlazar su tercera Eurocopa consecutiva

Koke, durante el entrenamiento de la selección española de este jueves. PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

MADRID.- La creciente confianza se desvaneció en lo que tardó el combinado de Georgia en hacer un gol y encerrarse atrás. La seguridad que portaba la selección española a Francia se tornó en dudas –algo ya más nuestro, de cuando palmábamos en cuartos o nos la dábamos contra el destino- en casi todas las zonas del campo. En el tiempo que ha transcurrido entre la debacle de Brasil hace dos años y el aterrizaje en el país galo, Del Bosque ha hecho la transición a medias. Ha logrado mantener la estabilidad pese a perder a hombres como Xabi Alonso, Xavi y Villa, los dos primeros imprescindibles en cualquier equipo. La figura del segundo, alrededor del cual giró el juego y los títulos de La Roja en los últimos años, ha sido sustituida por la de un Iniesta que llega de dulce. El técnico ha ido dando entrada a varios jóvenes para alternar ese equipo de veteranos con otros con sobrada calidad. Así han llegado Bruno o Lucas Vázquez.

La retaguardia es seguramente el aspecto más flojo. Se encuentra bajo mínimos, sin sustitutos de garantías para Piqué y para Sergio Ramos y con la duda a última hora del lateral derecho por la lesión en la final de la Champions de Carvajal. Por él llegó un Bellerín que ha cuajado una campaña sensacional en el Arsenal y que el Barcelona quiere recuperar. Se jugará el puesto con Juanfran, pero el del Atlético parece llevar la delantera.

En el aspecto ofensivo, Del Bosque no parece haber dado con ese hombre gol que en su momento pudo ser David Villa. El salmantino apostó fuerte por Diego Costa, pero la jugada salió tan mal que el hispanobrasileño no ha sido ni convocado, en parte por su lesión y en parte por su falta de adaptación. En su lugar cuenta con muchas variantes: dos delanteros centro casi de los de toda la vida, como son el rejuvenecido Aduriz y Morata; un atacante versátil, que es Nolito; y dos revulsivos: Pedro y Lucas Vázquez, la gran sorpresa de la lista definitiva.

El centro del campo sigue siendo la gran arma de este equipo. Un aspecto en el que barre al resto de conjuntos, aunque se pueda seguir echando de menos a Xavi y a Xabi Alonso y se hayan quedado fuera del combinado futbolistas como Isco. Posee Del Bosque futbolistas de sobra para lo que juega España. Busquets, Koke, Thiago y Bruno. Con Silva y Cesc como alternativas también en ataque, bien sea como ese falso nueve que fue clave en la consecución de la Eurocopa de 2012, bien como extremo puro el canario. Y comandados por Iniesta, figura indiscutible tras certificar una de sus mejores temporadas en el Barcelona.

La última duda es la que acompaña al técnico en los últimos años: la portería. Insiste en darle la oportunidad a Casillas, pese a que De Gea parece haberle ganado la partida ya hace tiempo. El entrenador, consciente de que se trata de un asunto “pendiente”, ya avisó ante de estrellarse contra Georgia que aún no tiene una decisión tomada. “Ya llegará. No podemos rematar el córner antes de que lo tiremos", afirmó. Por otro lado, la larguísima campaña y el apretado calendario no deberían hacer demasiada mella, toda vez que sólo dos o tres presuntos titulares jugaron la final de la Champions el 28 de mayo.

Esta incertidumbre inesperada no hace, sin embargo, que La Roja se caiga del bloque de principales candidatos a lograr una Eurocopa que ya alzó en las últimas ediciones y que alternó con el Mundial de Sudáfrica, convirtiéndose en el primer equipo en conseguir tal hazaña. En 2010 y en 2012 también llegaba como una de las claras favoritas y se llevó el título con fútbol y varios golpes de suerte. Su principal rival, aparte de la local Francia o de Alemania, es ella misma. Si logra rearmarse en defensa y recuperar la seguridad y halla la fórmula en ataque, habrá dado un gran paso. La Croacia de Modric y Rakitic es el principal escollo de los españoles en el grupo D, en el que también se verán las caras con la República Checa o la imprevisible Turquía de Arda Turan. Sea cual sea el resultado final, aunque la continuidad de Del Bosque no está asegurada, sí lo está la de un equipo con otra gran generación de futbolistas por delante.