Público
Público

La fe se llama también Villa

El asturiano fue el mejor del encuentro, y así se lo reconoció la UEFA. Torres se reivindicó y el seleccionador Aragonés acertó con los cambios

JOSÉ MIGUÉLEZ


Luis Aragonés (N): Vivió la primera mitad con muchas actividad. De pie, exigiendo a la línea defensiva que se adelantara, corrigiendo a Villa, participando. Lanzó un guiño a los protagonistas de los últimos días: a Ramos le dejó subir, a Torres le mantuvo durante todo el partido, a Cesc le dejó llevar el mando sin la proximidad intimidante de Xavi. Jugó como le gusta presumir, al toque y con iniciativa, pero ganó otra vez como indica su leyenda: en un contragolpe.

Casillas (SF): Demostró su reflejos en el gol de Ibrahimovic, pero estuvo algo blando. Salvo en la ráfaga de balones colgados que precedió al descanso, vivió el partido como un espectador.

Ramos (SF): Luis le levantó el veto a subir y subió. Se fue al suelo apresuradamente en el gol sueco. Ibrahimovic le dejó en mal lugar. En la segunda parte fue una atacante más.

Puyol (SF): Nervioso mientras duró en el campo. Muy encima de Ibrahimovic, pero inseguro. Se tuvo que retirar a los 23 minutos por un problema en la planta del pie.

Marchena (N): Contundente y rápido. Muy atento a las ayudas. El más seguro de los defensas. Con el balón, impreciso. Teatral en las protestas.

Capdevila (SF): Su banda fue la fuente de penetración más importante de los suecos. Entre Elmander, el temido por Luis, y Stoor le dieron la tarde. Gris en ataque. Pero otro pelotazo suyo dio el pase de la gesta.

Senna (N): El colchón de Ramos en las subidas.Impecable tácticamente. Se animó con el disparo lejano pero sin perder de vista nunca sus obligaciones de posición y defensivas. Un seguro de vida para la selección.

Iniesta (I): Se fue del partido sin un recuerdo. No está en forma. Tiene un talento indiscutible que se contradice con lo intrascendente de su actuación.

Xavi (SF): Comenzó con espacios, ganas y buenos pases, pero un golpe bien pronto le dejó reducido. No se sabe si por el dolor o por la impresión de la tarascada, el caso es que no fue el brillante jugador de costumbre.

Silva (N): Muy nervioso al principio, erró buena cantidad de sus primeros pases. Creció con el paso del partido. Dio el centro a Torres en el primer gol. Reclamó un penalti de Elmander al filo del descanso. Se asoció muy bien con Villa. Movilidad permanente por todo el frente de ataque.

Villa (SB):Sigue en estado de gracia. No tuvo un buen primer tiempo, con movimientos improductivos. Se agrandó en la segunda mitad, buscó asociaciones continuas (especialmente con Silva y Torres) y evidenció su clase en el gol definitivo. Donde a otros se les encoge el tobillo, Villa resuelve sin inmutarse. Otra vez el hombre del partido.

Torres (N): El mejor en el primer cuarto de partido. Atrevido y batallador, metió en problemas a los defensas suecos. Con el gol se calmó y bajó su actividad. La recuperó tras el descanso. Villa le puso un balón franco en el 65’, pero su remate se encontró con un defensa.

Albiol (SF):Tuvo que salir por sorpresa tras la lesión de Puyol y lo pasó mal. Obsesionado y asustado con Ibrahimovic, se calmó cuando el sueco ya no apareció.

Cesc (B): Jugó sin Xavi al lado, o sea con los galones absolutos que reclamaba en el Arsenal. Le dio vida y frescura al juego.

Cazorla (B): Corrió, amagó, se movió y disfrutó. Aparición refrescante.