Público
Público

"Ferrari y Alonso deberían acabar juntos"

Trulli, piloto de Toyota, no perdona a Hamilton: "Bastaba con decir la verdad"

VÍCTOR SEARA

Su voz apenas se oye. Su garganta se ha viso afectada por los continuos cambios del calor al frío, pero entenderse con Jarno Trulli no es complicado. Disfruta del arranque de año. Un coche legal, según la FIA, que le permite ser protagonista. Es tercero en el Mundial, por detrás de los intocables Brawn, y aspira a más.

Esta semana, sin embargo, está triste. El terremoto en Italia, en la zona de donde es originario Trulli, el Abruzzo, le ha tocado: "Sí, ha sido muy difícil, especialmente en mi región. Tengo amigos que lo han perdido todo. En cuestión de media hora se quedaron sin todo lo que habían hecho en su vida. Afortunadamente, entre las personas que conozco directamente no hay ningún muerto o herido.

Pero no importa, son muchos los que han sufrido". Trulli se ha comprometido a ayudar a las víctimas de manera especial: "Quiero organizar actos, pedir a mis colegas pilotos donaciones de dinero o de objetos personales para subastar. Todo con el objetivo de recabar fondos y después ir al lugar de la tragedia y reconstruir lo que haga falta".

De vuelta a la F1, las mentiras de Hamilton y la posible penalización a McLaren son asuntos inevitables: "Sólo bastaba decir lo que había sucedido de verdad [en la carrera de Australia] para que no hubiese habido problemas. Sólo eso. En cambio, sabemos que no ha sido así, hubo uno que no ha dicho de verdad lo que había pasado y explotó una bomba más grande No me interesa la sanción a McLaren en sí misma.

Lo que tiene que ser estricto es el proceder de la FIA, que tiene que ir hasta el fondo de la cuestión. Tiene que intentar saber por qué y cómo han hecho lo que han hecho. Todo. No me interesa la sanción en sí misma. No tengo un sentimiento en contra de alguien. Pero es importante que la FIA haga saber que cuando alguien actúe de la misma manera hay que decir como han sido de verdad las cosas. Así se simplifica el trabajo de todos".

Otro lío de actualidad es el nuevo reglamento: "Adelantar sigue siendo muy difícil. De todos modos, este año tengo un coche competitivo y puedo adelantar mejor. Pero sigue siendo muy complicado". El rendimiento del TF109 ha sido muy bueno en las primeras carreras y su posición no es fruto de la casualidad.

El italiano sabe que tiene un coche con el que puede pelear por estar arriba. Otra cosa será mantenerse: "No será fácil. Los demás van a reaccionar y llegarán. Tenemos que seguir empujando y desarrollar nuestro coche al máximo para evitar que nos alcancen".

El Toyota del año pasado era un coche que trituraba las ruedas. Pasaban unas vueltas y todo se venía abajo. Ahora, con el de 2009, todo eso es el pasado: "Trabajamos mucho mejor con los neumáticos, no se degradan tan velozmente.

Este es el punto de fuerza del este coche, aparte de la aerodinámica, muy mejorada, y de su rendimiento mecánico ¿El KERS? Quizás lo usemos más adelante. Durante nuestras pruebas de pretemporada nos dimos cuenta que necesitábamos mas fiabilidad".

Trulli tiene muchos puntos en común con Alonso. No sólo han sido compañeros en Renault durante tres años, desde 2002 hasta 2004, sino que opina de la misma manera en puntos importantes. "Lo de los neumáticos superblandos es un error", dice Trulli.

Estuvieron a punto de volver a ser compañeros en 2008, cuando el asturiano se fue dando un portazo de McLaren. Pero Toyota no fue capaz de convencer al español y Trulli, que habría visto con beneplácito la llegada del asturiano, se quedó con el alemán Glock como compañero.

Ahora, Alonso mira a Ferrari para el futuro. ¿Qué opina un italiano de esa posible unión?: "Ferrari es la mejor escudería del mundo, y Fernando está considerado hoy por hoy, el mejor piloto del mundo. Por lo tanto, todo indica que deberían terminar juntos en el futuro."

El transalpino sabe que tener amigos en la F1 es difícil, pero su motivación para seguir en esto es la de ser campeón del mundo alguna vez. Ha ganado la experiencia necesaria durante las trece temporadas que acumula sobre sus hombros. Mientras sigue su carrera deportiva, su bodega también crece.

Trulli es un conocido vinicultor y sus caldos, de nombre Jarno sus padres le bautizaron así en honor al campeón de motociclismo finlandés Jarno Saarinen, muerto en un accidente en Monza en 1973, muy apreciados en Italia por su calidad y por el renombre que le da su imagen: "La empresa sigue y va muy bien. Pero no me quita mucho tiempo de mi principal trabajo, la F1, porque todo lo de la bodega lo lleva mi padre junto a Lucio, mi manager. Yo solo hago algunas degustaciones una vez por semana. Y cuando hay carrera, arreglamos algunas cuestiones por teléfono".

"Conozco algunos vinos españoles, son principalmente fuertes. Hay mucho sol, la tierra es diferente y usan la madera de manera distinta. Algunos no me han gustado, pero otros me parecen muy buenos. Esto pasa también en Italia, hay buenos y malos vinos", concluye.