Público
Público

FINAL DE LA CHAMPIONS Así preparan los ingleses la 'invasión' de Madrid

Con esas palabras define la prensa británica la llegada a la capital de hasta 100.000 seguidores del Liverpool y el Tottenham para la final de Champions. Dicen que van ‘listos para tomar el sol y beberse la ciudad’. Miles de ellos viajan sin entrada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Máxima seguridad para recibir a Madrid se prepara para recibir a más de 70.000 hinchas por la final de la Champions. 
EFE/Emilio Naranjo

Lo primero que se encuentra uno estos días cuando llega al aeropuerto John Lennon de Liverpool es una hilera de aseos portátiles frente a la entrada principal. Sus responsables los han instalado en previsión de la oleada de pasajeros que esperan durante este fin de semana porque el equipo de la ciudad juega el sábado la final de la Champions en Madrid y decenas de miles de aficionados quieren vivirlo allí; aunque no tengan entrada para acceder al estadio.

Dentro, en el hall y las terminales, hay banderas y pancartas apoyando al club por todas partes y junto a ellas los paneles de información anuncian los hasta 17 vuelos programados con destino a alguna ciudad española para el viernes -13 durante el sábado-, porque no todo el mundo ha podido hacer frente a los precios que han alcanzado los vuelos directos a la capital -imposible encontrar uno por menos de 300 euros aunque también los hay por más de 1.000-. De ahí que miles de aficionados vayan a llegar a Madrid después de hacer escala en una o varias ciudades españolas, europeas o incluso de Marruecos.

Frente a los jugadores del Liverpool estarán los del Tottenham, uno de los grandes equipos de Londres. Los aeropuertos de la capital británica están más acostumbrados a lidiar con un gran número de pasajeros pero incluso para ellos lo de este fin de semana es algo extraordinario. Puede que único. Los responsables de NATS, el principal proveedor de servicios de navegación aérea en Reino Unido, han confirmado que el evento ha obligado a programar hasta 800 vuelos extra desde el viernes hasta el domingo entre charters y jets privados. Con esas cifras estiman que el viernes podría convertirse en el día de mayor tráfico aéreo de la historia del país con cerca de 9.000 vuelos sobre los cielos británicos; hasta ahora el récord está en 8.854 el 25 de mayo de 2018.

Llegada del trofeo de la UEFA Champions League a la Puerta del Sol de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

En superficie son cerca de 1.800 kilómetros, dependiendo del lugar de origen, pero aún así los hay que van en tren, autobús o en coche. Al no tener registro es imposible saber cuántos son pero las previsiones apuntan a que en Madrid aterrizarán entre 70.000 y 100.000 aficionados ingleses de uno y otro equipo. Algunos medios lo han denominado ‘la invasión de Madrid’ y aseguran que van ‘listos para tomar el sol y beberse la ciudad’.

Los clubes sólo han podido distribuir algo más de 16.000 entradas entre sus seguidores cada uno y tanto ellos como el gobierno británico les han recomendado que no viajen si no tienen entrada, aunque vayan con la esperanza de conseguirla una vez en Madrid.

Con esas y una camiseta en la que pone ‘necesito una entrada’ se ha plantado en la Puerta del Sol Samy Darwish , un dentista aficionado al Liverpool llegado desde Dubai. Está dispuesto a pagar lo que sea por una entrada. Como John Burt, que cuenta a los periodistas británicos llegados para cubrir el evento que daría hasta 11.000 euros por una entrada: “Tengo 54 años, estoy soltero y el Tottenham es mi única mujer. Se merece que me gaste ese dinero en ella”, asegura.

No parecen echarse atrás a pesar de que les han dejado bien claro que la reventa es ilegal en España y que no habrá pantallas gigantes en Madrid para seguir el partido.

Son lo que algunos medios británicos definen como ‘juerguistas’ dispuestos a vivir ‘un fin de semana memorable’. De ahí que, entre los consejos, las recomendaciones y la información en general, también les hayan querido dejar claro que en Madrid “beber alcohol en la calle y en el metro es ilegal y puedes ser multado o arrestado por hacerlo”.

Aunque en la guía que ha redactado el corresponsal en Madrid del diario The Guardian les dan ideas. Cuentan que ante la falta de bares en los alrededores del Wanda Metropolitano los aficionados “suelen optar por hacer botellón”, lo que define como: “bebida barata traída de casa o pequeñas tiendas de alimentación cercanas y a andar borrachos por el suelo”. Para que la ‘experiencia española’ sea plena, también les recomiendan las ‘semillas de girasol’ y ‘el sándwich envuelto en papel de aluminio y siempre, en el descanso. Ni un momento antes, ni un momento después”. Por si acaso, les recuerda que “hay un par de McDonald's a pocos kilómetros porque, seamos sinceros, ahí es donde terminarás”.

Los aficionados ingleses también están avisados de que “como en cualquier otra ciudad” deben tener cuidado con los carteristas, de que el nivel de alerta terrorista es elevado y de que en junio en Madrid pueden superarse los treinta grados por lo que “es recomendable exponerse directamente al sol al mediodía y al final de la tarde, a menos que use crema solar y protección para la cabeza”.

Desde el Tottenham además les piden que respeten “las instalaciones y las culturas locales” y que no coloquen “banderas o pancartas en las estatuas y monumentos históricos o arquitectónicos, ya que ello puede ofender a los habitantes locales”.

Para algunos supondrá un gran esfuerzo cumplir con todas las recomendaciones; el domingo cuando vuelvan con la resaca -de goles o de lo que sea- podrán decir si mereció la pena.