Estás leyendo: Fuerte ante el más fuerte

Público
Público

Fuerte ante el más fuerte

N. ROMÁN

Objeto de escrutinio permanente, la noche de la gran remontada será también la de la reválida para Ibrahimovic. Segundo máximo goleador del equipo, autor de 21 de los 116 goles que adornan la estadística del Barcelona este curso, el delantero sueco afronta ante su ex equipo una nueva prueba, tal vez la más exigente: ganarse definitivamente el favor del Camp Nou. No logra escapar Ibra a la paradoja de ser uno de los azulgrana con mejores registros y, al tiempo, uno de los más cuestionados por la afición.

Ibrahimovic afronta su reválida en el Camp Nou ante su ex equipo

No se discuten sus cualidades técnicas, evidentes en el detalle, pero sí la idoneidad de su perfil en un grupo que, futbolísticamente, se entendía a las mil maravillas con Etoo.

El intercambio de papeles no ha cumplido, de momento, las expectativas generadas en ninguno de los dos bandos. Diez meses vistiendo la zamarra del Barça no le han bastado a Ibra para convencer a la hinchada culé de que Pep Guardiola no se equivocó cuando empaquetó a Etoo hacia Milán a cambio de un delantero de casi dos metros y un repertorio técnico más variado. El sueco ha funcionado a rachas y sus periodos de sequía se pasó casi todo enero y febrero sin anotar han difuminado sus épocas de bonanza .

Por más que Guardiola no ha desfallecido en su decidida defensa del sueco "Estoy muy satisfecho de lo que hace; nos aporta muchas cosas", repite el técnico, Ibra no ha escapado a los pitos de la grada; la última vez, el pasado sábado ante el Xerez. Pese a su asistencia en el segundo gol del equipo y a la consecución del tercero, a Ibra se le vio falto de precisión, puntería y movilidad.

El sueco, segundo goleador del Barça,

Salía de una lesión, cierto, como en el partido de ida ante el Inter, donde un dato le delató: con 6.076 metros, fue uno de los jugadores del Barça que menos kilómetros recorrió. En la portería, Valdés se fue hasta los 6.037. Xavi, el que más se desgastó, hizo algo más de once kilómetros y Messi superó los ocho.

"Es cierto que en muchos partidos me he sentido estático; mi posición aquí es muy distinta a la del Inter, donde tenía libertad total para moverme", admitía hace un par de días Ibrahimovic en Mundo Deportivo. "A principios de marzo, tuve un momento de confusión y por eso no hacía tantos movimientos", confesaba después. Esta noche, ante su ex equipo, tiene la ocasión de desquitarse, de rebatir a Arrigo Sacchi el ex técnico italiano aseguró que el Barça se había equivocado al ficharlo y de demostrar a los que dicen que es fuerte con los débiles y débil con los fuertes que también es fuerte ante el más fuerte.