Público
Público

Guardiola no entiende de relajación

El técnico quiere mantener la tensión de sus jugadores y viaja con todo a Sevilla pese al 5-0 de la ida

CESC GUIMERÀ

Ni el 5-0 de la ida ante el líder de Segunda basta para que Guardiola dé una tregua a sus jugadores. El técnico del Barça decidió llamar a todos los jugadores disponibles de la primera plantilla para medirse esta noche al Betis y cerrar sin sobresaltos el pase a las semifinales de la Copa.

"No es un partido para descansar ni descargar nada, es un partido para cargar muchas cosas y competir bien", aseguró Pep. Bartra será el único jugador del filial presente en el Benito Villamarín después de que Puyol se sumara a la baja de Alves debido a unas pequeñas molestias en la rodilla izquierda.

El conjunto andaluz sorprendió en la ida por su valiente planteamiento y puso en apuros al Barça, en especial durante los primeros cuarenta y cinco minutos. "Hay que salir con mucha tensión. El Betis está acostumbrado a meter tres o cuatro goles, y de este rival no me fío", señaló Guardiola, que, pese al contundente resultado de la ida, también advirtió que el equipo no renunciará a su estilo: "No jugamos para defender un resultado, jugamos para ganar un partido".

No obstante, el preparador azulgrana podría introducir varios cambios en el once para dar un ligero descanso a los más habituales. Afellay tendría su oportunidad después de que Thiago se quedara fuera de la lista. Guardiola negó que la llegada del holandés juegue en detrimento del canterano, recientemente renovado y que volverá al filial. "Ya sabemos que tiene capacidad para jugar en el primer equipo, pero ahora somos más gente y algunos no tienen edad para quedarse en la tribuna. Quiero que Thiago vuelva a coger ritmo de competición".

Mientras tanto, el Betis vive la visita del Barça como una fiesta en mitad del camino de regreso a Primera. "La Copa es una manera de reivindicar a este equipo que ha jugado bien, ha competido y que ahora quiere divertir a la gente y darle una satisfacción", aseguró el técnico verdiblanco, Pepe Mel, que añadió que, al igual que en el partido de ida, espera hacer un papel "digno".