Público
Público

Guardiola ya piensa en el clásico

El técnico del Barça subraya el valor de los cuatro partidos previos al Bernabéu. El Sevilla recibe al líder con el objetivo menor de lograr el séptimo puesto de la tabla

RUT VILAR / ALBERTO CABELLO

Con toda la plantilla a punto excepto el lesionado Puyol, el Barcelona visita esta noche al Sevilla en el Sánchez Pizjuán, donde la temporada pasada el técnico azulgrana, Pep Guardiola, recuerda haber pasado "los peores 20 minutos" de su corta pero intensa carrera en los banquillos. Entonces, a sólo una jornada para la conclusión del torneo y con el aliento del Madrid a un punto del Barcelona en la clasificación en el cogote, el conjunto catalán sufrió para ganar un encuentro que en el minuto 60 dominaba 3-0 y terminó 3-2.

"Ahora, antes de jugar en el Bernabéu afrontamos una pequeña liga de cuatro partidos que marcará el final del campeonato. Sería excelente llegar con siete puntos a Madrid", advirtió ayer el de Santpedor. Un tramo que comienza hoy en el Pizjuán, seguirá con la visita al Camp Nou del Getafe, el encuentro frente al Villarreal a domicilio y el duelo con el Almería en casa.

Por todo ello, y por "la entidad del rival", recela Guardioladel equipo que dirige Gregorio Manzano, a pesar de que en la primera vuelta, en el estadio azulgrana, cayeron los andaluces por 5-0. El Sevilla ha cambiado de entrenador, "dispone de muy buenos jugadores y tiene una filosofía muy definida", detalla Pep. "Y la aportación de Rakitic les da más continuidad en el juego", insiste. Y es que a Guardiola le agrada cómo se desenvuelve el croata.

El conjunto andaluz apenas se parece al que cayó por 5-0 en la primera vuelta

No le preocupa, en cambio, la falta de acierto que el Barça evidenció el martes frente al Arsenal. "Tenemos gente con gol", sentencia. "Pero hay veces que no sabes por qué llegas poco y marcas cada vez que llegas y al revés. Ahora todo cuenta: definir bien la estrategia y aprovechar las ocasiones. Tenemos muy fresca la última acción de los ingleses", subrayó.

La visita del Barcelona no llega en buen momento para el Sevilla. El equipo pelea por el objetivo menor de lograr el séptimo puesto y meterse en la Liga Europa en pleno debate sobre la situación del club, los errores de la temporada y el recambio de Manzano en el banquillo. Por si fuera poco, el equipo se queda ahora sin Luis Fabiano. El goleador brasileño fue traspasado en la madrugada del sábado al São Paulo.

Todavía colea en el entorno sevillista la entrevista que el presidente, José María del Nido, concedió el jueves a Público. Manzano fue cuestionado ayer sobre las declaraciones del dirigente en las que aseguraba que uno de los males del equipo era cierto acomodo de parte del vestuario. "El presidente lleva su carga de razón porque no estamos donde esperábamos", admitió. "Pero mi opinión es que los jugadores lo han dado todo y el trabajo del equipo ha sido bueno. Eso no lo puede negar nadie, pero los resultados no se han ajustado a los méritos en los últimos partidos".

Pep recuerda el mal rato que pasó en el Pizjuán el año pasado

En cuanto a la visita del Barcelona, la gran duda de Manzano es Perotti, que aunque ha entrado en la convocatoria, está tocado y podría quedarse en la grada. Tampoco se ha recuperado Palop, así que Javi Varas seguirá hoy en la portería. El técnico sevillista prepara un centro del campo poblado para contrarrestar el juego del conjunto catalán.

Lo que sí ha descartado es un marcaje personalizado a Messi. "No, no habrá ningún perro de caza detrás de Messi.Necesitaría dos o tres para marcarle. Será un trabajo de vigilancias defensivas, de coberturas, de participación. Realmente, Messi es imparable. Rezar para que no tenga su día", reconoció el entrenador andaluz.