Público
Público

"Han demostrado que son un rodillo"

Los jugadores del Real Madrid asumen con resignación la enorme distancia que les separa del Barcelona

HUGO JIMÉNEZ / P. GARCÍA-CARPINTERO

Andaba contestatario al abismo en el que se había instalado el Madrid desde hacia rato. Predicaba una arenga cada vez que se ofrecía al trabajo defensivo. Buscaba el balón para ofrecerle algo de vergüenza. Pero con el gol de Piqué, Raúl cerró los ojos. Fue entonces cuando el escudo del Madrid empezó a sentir el sonrojo. El Bernabéu empezó a llevar la supremacía del Barça como pudo. Boluda contenía una sonrisa nerviosa en el palco. Casillas, con la mirada perdida, hacia recuento de otra dura jornada de trabajo. Y Raúl, el tipo que llevaba toda la semana pesado con la remontada, dejó de creer. "Cuando un equipo juega como el Barcelona, es muy difícil de frenar. Han demostrado que son un rodillo", reconocía Raúl.

El vestuario blanco se instaló en línea de argumentación de su capitán. "Hay que felicitar al Barça. Con un equipo con Iniesta, Etoo, Messi, Xavi... poco más se puede exigir a los jugadores del Madrid", se rendía Casillas, antes de apuntarse a la tesis del rodillo. "Nos han pasado por encima", repetía Iker. "No hemos podido hacer más. Hemos sido superados, no era el partido que esperábamos", indicó con rotundidad Lass. El mediocentro galo tenía, además, una explicación a lo sucedido. "Ellos nos ganaron en el plano psicológico, cuando fuimos por delante en el marcador no supimos guardar y nos superaron", explicó Lass. Más tajante se mostró Huntelaar. "No hemos estado bien, no hemos estado bien, no hay excusas".

En Juande, la exhibición del Barça mutiló su mirada altiva y segura que ofreció ante la prensa en la previa. Tras la goleada rehuyó el enganchón dialéctico sabedor que esta derrota le dilapida su futuro en el banquillo blanco. La comparecencia apenas duró diez minutos. "No me siento frustrado. Lo que ha sucedido viene a decir el nivel que tenemos. Hay que reconocerlo, aunque nos duela mucho, que los grandes de Europa nos han superado", decía el técnico cuando le preguntaban por la estadística funesta de no haber ganado a Atlético, Liverpool y Barcelona.

Sí hubo un momento en el que se le torció el gesto. A Juande no le gustó que Guardiola brindara a los periodistas las claves de su victoria. Poner a Messi en el medio. Ahí Juande atacó: "Cuando disputamos el partido de ida, jugamos más atrás y todo el mundo me criticó por jugar como un equipo pequeño. Ahora no nos quedaba más remedio que ir arriba, a por ellos. Pero con esos espacios el Barcelona es letal. Teníamos que tomar estos riesgos. Por desgracia para nosotros, a ellos les ha ido bien".

Sobre la superioridad azulgrana no tiene explicación: "Sus dos primeros goles han llegado muy pronto. Con posesión de balón el Barcelona te supera. Nos han hecho daño. Al Barça no se le puede dejar suelto, te mata y Y nos ha hecho seis goles.

Juande reconoce que el Barça "está un escalón por encima. Ha demostrado que es superior, pero el resultado lo ha facilitado los fallos que hemos tenido en los goles. Ahora hemos perdido muchas ocasiones de ganar la Liga".

Y aunque parezca rocambolesco, el técnico apela a seguir en la lucha por remontar siete puntos: "Intento que cada partido una vez que se juega se olvide y así pensar en el siguiente. Las secuelas ahora son evidentes, pero a partir del martes ya estaremos centrados en ganar al Valencia. Mientras haya posibilidades, como profesionales, tenemos que luchar".

El técnico confesó que sacó a Ramos del campo "para dotar de un jugador más ofensivo al equipo" y sobre si se sentía fracasado, pocas palabras: "El mérito y los fracasos hay que dividirlos. Nada de individualidades".