Público
Público

'Herr' Mario Gómez deja a Holanda pendiente de un milagro

El delantero alemán fulmina a los tulipanes con dos goles (1-2). Holanda tiene que ganar a Portugal y esperar a lo que pase en el Alemania-Dinamarca para pasar a cuartos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Holanda está en shock, en parada cardiorrespiratoria, sigue con un hálito de vida, pero depende de un milagro para sobrevivir a este grupo de la muerte y pasar a cuartos de la Eurocopa.

Los tulipanes volvieron a caer claramente ante la Alemania de Löw (1-2), que ha engrasado su maquinaria y ya despliega el juego con el que brilló en la Eurocopa de 2008 y en el Mundial 2010. Pero Alemania también es la de Mario Gómez. El delantero de origen español hizo y deshizo a su antojo en la generosa área holandesa. Los defensas oranje fueron un simple juguete en sus manos.

Van Marwijck, en un partido decisivo, volvió a jugársela con Van Bommel y De Jong en el centro del campo y dejando a Huntelaar en el banquillo. Sin apenas margen de error, los holandeses repitieron el guión del partido contra Dinamarca. Salieron a por la portería de Neuer y acumularon hasta tres ocasiones claras de gol en los primeros diez minutos de partido.

Van Persie en dos ocasiones y una llegada de Afellay hacían pensar otra cosa totalmente distinta de lo que pasaría unos minutos después. Los oranje controlaban el partido -todo lo que se puede controlar teniendo enfrente a Alemania- y creaban ocasiones, pero, como pasó contra los nórdicos en su debut en el torneo, pagó su estrepitosa falta de puntería.

Y entonces Mario Gómez cogió su fusil. A los veinte minutos recibió un pase de un Schweinsteiger muy enchufado que lo dejó solo ante Stekelenburg, se dio la vuelta y le batió por bajo sin contemplaciones.

En el segundo gol 'SuperMario' Gómez fusilaba a Stekelenburg colocando el balón en la escuadra

El delantero del Bayern estuvo después a medio metro de empujar un balón a portería y cinco minutos más tarde Badstuber fallaba solo un remate de cabeza fácil delante de la portería.

La apisonadora teutona aplastaba a Holanda. Un minuto después, los de Low hacían un rondo frente al área holandesa y 'SuperMario' Gómez volvía a fusilar a Stekelenburg colocando el balón a la altura de la escuadra. Holanda estaba en shock.

En la segunda mitad los tulipanes salieron con más garra. La soga ahogaba y solos los goles podían lograr aflojarla. Van Marwijck sacó a Van der Vaart y Huntelaar y buscó el empate, pero no a la desesperada. Sneijder sacó el amor propio y empezó a pedir el balón, a moverse, a intentar conectar con Robben y los delanteros.

Pero, por contra, los naranjas también perdían de vista la corrección ofensiva y Alemania podía matar el partido al contragolpe. Los germanos se derrumbaron mediada la segunda parte pero aguantaban en pie las embestidas oranje. Un hombre se destapó en esos lances. El central Hummels, protagonizando varias cabalgadas hacia terreno enemigo que recordaban a las de Beckenbauer en su época.

Hasta que a Van Persie por fin le salió una. El delantero del Arsenal se deshizo con un movimiento de cadera de un defensa alemán, se plantó en la frontal del área y soltó un zarpazo con su pierna 'mala' derecha ante el que Neuer no puedo hacer nada.

Holanda forzó la máquina para conseguir el empate, pero hace tiempo que los tulipanes no son la Naranja Mecánica. Sólo les queda ganar a Portugal y esperar a lo que pase en el Alemania-Dinamarca para no fracasar en esta Eurocopa.