Estás leyendo: El ídolo del Bernabéu

Público
Público

El ídolo del Bernabéu

Perea vuelve al estadio que le castigó con mofase irónicas ovaciones de burla la última vez que lo visitó

GONZALO CABEZA

¿Perea vuelve al césped del Bernabéu? Todavía no es seguro. Acaba de recuperarse de un esguince de tobillo, pero su entrenador lo ha incluido en la convocatoria. Y llega con una deuda pendiente, herido en el ánimo por la última vez que pisó el césped del vecino. Entonces, marzo de 2010, el público madridista lo castigó con continuas ovaciones de burla, celebró su entrada al campo (para sustituir al lesionado Valera) con atronadores e irónicos aplausos y hasta se permitió corear su nombre para completar la mofa.

Efectivamente, el colombiano saltó con el Atlético al mando en el marcador y lo abandonó con derrota. No tuvo una incidencia directa en ninguno de los tres goles blancos (otras veces, sus errores garrafales sí generaron dianas madridistas), pero el aficionado merengue recibió su presencia en el campo como el motor anímico que necesitaba para venirse arriba. El Bernabéu se agranda cuando ve a Perea enfrente. Al futbolista le suele doler menos la pitada del seguidor rival que su caricia de burla. El central atlético busca un desagravio: "Voy bien, tranquilos, voy bien", dice.

Efectivamente, Perea llega fuerte, titularísimo en una temporada que inicialmente se anunciaba como la de su sentencia. Godín y Domínguez estaban llamados a ser indiscutibles en el eje de la zaga rojiblanca, pero finalmente el único que ha alcanzado esa condición es Perea. Es el jugador de campo con más minutos disputados en Liga (1.519). Sólo se ha perdido dos partidos: el del Hércules del pasado lunes por el esguince y, sospechosamente, el del 7 de noviembre en el Bernabéu: en el encuentro anterior había recibido su quinta amarilla. Fue titular en la Supercopa, lo ha jugado todo en Copa y sólo ha recibido descanso en la Liga Europa.

Siete temporadas ya como rojiblanco (el más antiguo del equipo, junto a Antonio López), a Perea le correspondería por veteranía el brazalete. Pero varios compañeros más recientes le han arrebatado ya la capitanía (Maxi, Forlán, Simao, Kun...). El colombiano no protesta.

Perea vuelve hoy a vérselas con el Madrid, un rival al que nunca ha conseguido ganar. Y ante el que ha vivido otro pasaje que aún conserva grabado: el árbitro Daudén le anuló, por fuera de juego que no era, un gol en 2007, el único que ha marcado en la portería contraria el colombiano con la camiseta del Atlético. Perea necesita un desagravio.

Según Godín, Perea llega "bien físicamente" y "tranquilo", sin darle vueltas a las mofas del Bernabéu la temporada pasada. Algo similar le pasó en su día al malogrado Arteche, que salió coreado por la grada madridista en un partido tras una expulsión (el central correspondió a la ironía, levantando los brazos en supuesto agradecimiento).

Y a Pizo Gómez, para quien lo que sucedió entonces debe espolear a Perea: "La afición del Madrid y yo no nos llevábamos bien mutuamente. Que esté contra Perea tendría que motivarle. A mí, que se burlaran me daba lo mismo. De hecho, yo en el Bernabéu sí les he ganado".