Público
Público

Inglaterra se queda fuera de la Eurocopa 2008

Los 'pross' han perdido en Wembley contra Croacia (2-3) y serán los grandes ausentes de la cita de Austria y Suiza.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inglaterra ha dicho adiós a la Eurocopa tras perder frente a Croacia en Wembley (2-3) en un partido que condensó la histeria vivida por el combinado de McClaren durante la fase de clasificación y en el que fue devorada por la urgencia que imprimió en un choque que le valía con empatar.

El encuentro, por la lluvia caída en Londres, por el mal estado del césped y, sobre todo, por lo que Inglaterra se jugaba, nació hecho pedazos. Como si los dos equipos llevaran jugando el partido desde el principio de la fase de clasificación. Y, de alguna manera, así era para los ingleses.

Inglaterra acudió al choque aliviada por la derrota de Rusia en Israel -que despejó de manera significativa el panorama- pero afligida por el yugo de lo imperativo de su clasificación. 'No hay excusas', había afirmado McClaren, seleccionador nacional.

Y bajo el paraguas de lo inevitable, el propio McClaren había decidido barrer de su portería al discutido Robinson para situar al joven de Scott Carson, de 22 años, prácticamente inédito. Con estos antecedentes se llegó al minuto 8 del partido, el que vio el monumental error de Carson a un tiro de Niko Kranjcar.

El disparo de Kranjcar era lejano y más bien flojo. Carson se confió, optó por una postura poco adecuada para recibir el balón, y éste pasó por delante de sus manos para alojarse, todavía más manso, en las mallas de su marco. Con 10 minutos de la primera parte, Inglaterra acorralaba ya a su rival mientras las contras croatas tenían muy mala pinta. Los 'tres leones' necesitaban sólo un empate para clasificarse y con 80 minutos por delante podría pensarse que su actitud era precipitada.

Y así, llegó un escenario todavía peor, tras otra contra, y después de un terrible fallo de marcaje de cuatro defensas ingleses a la vez, con Lescott quieto y pidiendo con el brazo en alto el fuera de juego. Carson, perdido en medio de la tormenta, confió demasiado en el juez de línea y no hizo demasiado por detener a Olic. El fuera juego no era tal y el linier sueco acertó: 0-2 para los croatas.

Reacción inglesa tras el descanso

McClaren reaccionó tras el descanso e introdujo a David Beckham por Shaun Wright-Phillips, uno de los pocos que se salvó de la quema en el primer acto, y a Defoe por Barry. Aún así fueron los croatas quienes ofrecieron un brazo a los ingleses para salir del charco en el que se habían metido. Simunic, el central al que amonestaron 3 veces en el Mundial de Alemania, agarró a Defoe dentro del área para que Lampard pusiera el 1-2 de penalti.

Imparable la historia del choque, la siguiente jugada fue un remate de Bridge al larguero de Carson, su portero. Crouch, enorme, controló con el pecho, al borde del área pequeña, y fusiló de volea con rabia el 2-2. Gol de electrólisis para un equipo en coma y todo Wembley cantando el himno nacional.

Con 15 minutos para el final Croacia certificó la tragedia tras un gol de Mladen Patric. Carson rozó la gloria y la parada pero su estirada no sirvió para evitar el 2-3 y la congoja en la grada, que sólo vio posibilidades reales con una ocasión de Darren Bent.

España, en el tercer bombo

Mientras, la selección española estará en el tercer bombo en el sorteo del próximo 2 de diciembre, en Lucerna, gracias a su victoria sobre Irlanda del Norte y al empate de la selección serbia de Javier Clemente, contra Polonia.

Para establecer la composición de los bombos, la UEFA tiene en cuenta los puntos logrados en la fase de clasificación del pasado Mundial de Alemania y los obtenidos en esta fase de clasificación del Europeo.

El conjunto de Luis Aragonés, lastrado por los pocos puntos obtenidos en el camino hacia el Mundial, en el que necesitó una repesca contra Eslovaquia, llegó a la última jornada en el último bombo, con un promedio de 2,14.

Sin embargo, la victoria ante Irlanda del Norte subió su coeficiente a 2'18, la eliminación de Inglaterra, y los empates de Francia, en Ucrania, y de Polonia, que rebajó su promedio de 2'21 a 2'16, le ha permitido acceder a la tercera copa en el sorteo.

Los cabezas de serie serán los dos anfitriones, Suiza (que ya tiene asignado el grupo A) y Austria (grupo B), más Grecia (campeona de Europa) y Holanda, que es la que tiene el coeficiente más alto (2,53). En el segundo bombo estarán Croacia, Alemania, Italia y la República Checa. El tercero lo compondrán Portugal, Suecia, Rumanía y España y, el cuarto; Polonia, Francia, Turquía y Rusia.