Público
Público

Jornada negra de Euroliga para Barça, Tau y Unicaja

Los azulgrana han perdido en casa contra la Lottomatica. Vitorianos y malagueños caen en los feudos del Lietuvos y del CSKA

AGENCIAS

El AXA Barcelona prosigue su caída en picado y hoy ha sumado su quinta derrota consecutiva -tercera en la Euroliga- al perder ante el Lottomatica (75-77) que, de este modo, se convierte en el segundo equipo que gana esta temporada en el Palau, tras el triunfo del Panathinaikos.

El Barça empezó el encuentro a remolque del conjunto romano, si bien el Lottomatica no logró estirar su ventaja a más de seis puntos en el primer cuarto (8-14, min.6). Aunque al juego le faltaba intensidad bajo los aros, locales y visitantes estuvieron especialmente acertados en el tiro exterior. Los transalpinos, no obstante, supieron sacarle más rédito al intercambio de triples (22-25 al final del primer período).

El conjunto azulgrana fue recuperando terreno en cuanto a Ukic y Lorbek les abandonó la inspiración desde la línea de 6,25, y el Barça, con Marconato e Ilyasova funcionando bien en el poste bajo, tomó el mando por primera vez mediado el segundo cuarto (30-28 min.14).

Sin continuidad en ataque y sin la intensidad necesaria para evitar los tiros cómodos de los jugadores del conjunto romano, los hombres de Ivanovic perdieron de nuevo el timón del choque y el Lottomatica arrancó el último cuarto con ventaja (56-60). Hawkins y Ray lo metieron todo, mientras que a los azulgranas se les acabó encogiendo el brazo. Basile y Grimau, en un doble ocasión, podían haber arreglado el desaguisado sobre la bocina que hubiera forzado la prórroga, pero hoy no era el día -y van muchos- del Barça de Ivanovic, a quien un parte de los aficionados del Palau despidieron con gritos de "¡dimisión!".

El Unicaja pierde la primera plaza de grupo

El Unicaja de Málaga ha caído ante el Lietuvos Rytas (71-63) y ha perdido la primera plaza del grupo B en favor de los lituanos, que se crecieron ante su público y dieron un auténtico espectáculo de baloncesto en la decimotercera jornada de la primera fase de la Euroliga.

Los de Málaga, poco metidos en el partido, no pudieron hacer frente al líder local Petravicius (11) y a Nielsen (5), quien fallara el triple decisivo en el Martín Carpena en el partido de ida, ya que participaron en todas las facetas del equipo. Una defensa intensiva y de continua presión arriba terminó por ahogar al conjunto de Sergio Scarilo, que saltó a la cancha muy retraído.

Desde los primeros minutos Petravicius asumió el mando del equipo y los buenos números de los locales, junto con la falta de acierto de Cabezas, provocó una ventaja lituana en el primer cuarto de siete puntos (25-15). Los bálticos estuvieron muy activos para no cometer los mismos errores que en el partido en Málaga, y así obtener la plaza del líder.

En el segundo tiempo, pese a una ligera mejoría, los malagueños continuaron sin poder hacer frente al conjunto de Aleksander Trifunvic, que solicitó varios tiempos muertos para mantener la concentración de los suyos, sobre todo, tras el triple de Berni Rodríguez a los cinco minutos que pudo ser el desencadenante de una posible remontada.

Los 'cajistas' saltaron a la cancha, tras el descanso, con una mentalidad completamente diferente y en pocos minutos disminuyeron la ventaja de 13 puntos a uno gracias a la buena actuación de Ndong (16) y el poder anotador del equipo en general. Por primera vez los españoles se llevaron la victoria del cuarto (13-19) con mejora en el juego que no se reflejó, aún más en el marcador, en gran medida por el ofensivo cuarteto formado por Eidson, Price, Nielsen y el pívot Petravicius.

Los últimos diez minutos nada tuvieron que ver con el triunfo fácil de los malagueños la semana pasada sobre el colista Le Mans, ya que tuvieron que trabajar mucho para intentar bajar la desventaja, que se mantuvo hasta los últimos dos minutos cuando Welsch, tras varios fallos garrafales, impidió que la ventaja fuera inferior a los ocho puntos.

El Tau vuelve a perder contra el CSKA

El CSKA de Moscú, sin hacer un gran partido, se adjudicó el triunfo (70-62) ante un Tau Cerámica que echó por la borda todo su buen trabajo en un tercer cuarto para olvidar. El equipo de Vitoria se adelantó con una canasta de Will McDonald (0-2), pero pronto el CSKA restableció su hegemonía con un parcial de 11-0 (después de tres triples a cargo de Holden, Andersen y Trajan Langdon, más una canasta de dos puntos del último de ellos), lo que dejó el marcador en un 11-2 en el m. 4, con un lógico tiempo muerto por parte de Neven Spahija.

Fue tremendamente efectivo el tiempo muerto del técnico croata del equipo vitoriano, ya que el Tau Cerámica se sobrepuso y fue capaz de hacer un excelente parcial (4-14) en los siguientes cinco minutos, al pasar del 11-2 a ponerse arriba de un punto (15-16). Pero, el CSKA reaccionó bien antes del término del cuarto inicial y, con cuatro puntos del pivote australiano-danés David Andersen, logró cerrar los primeros diez minutos con un 19-16.

En el segundo cuarto, el Tau volvió a retomar su línea de intensidad y trabajo en defensa, seleccionando bien sus acciones de ataque con un acertado Igor Rakocevic y, tras un parcial de 6-10, logró ponerse de nuevo por delante en el 'luminoso' (25-26, m. 16). En el tercer cuarto, el Tau Cerámica tuvo un gran bajón y perdió a Pete Mickeal, probablemente por recaer de su lesión en el bíceps femoral de su muslo derecho.

El tercer período de diez minutos concluyó con una renta de catorce puntos (56-42) para el cuadro ruso, como fiel reflejo del mal juego del Tau en este cuarto. El parcial fue contundente: 22-13 para los de Moscú.

Un tiro libre convertido por Tiago Splitter, de los dos de que dispuso, dejó la diferencia en contra del Tau en tan sólo ocho puntos (61-53). Incluso bajó la diferencia hasta los cinco puntos, tras una canasta, con tiro libre adicional, del propio Tiago Splitter (61-56, m. 36). A falta de un minuto y medio para el final, el CSKA sólo seguía ganando de cinco puntos (63-58), pero un triple de John Robert Holden otra vez restableció la jerarquía de los moscovitas (66-58), para acabar la confrontación con un 70-62 a favor de la escuadra rusa.