Público
Público

Juan Onieva retira su candidatura a la presidencia del Madrid

El bochorno por la presentación de su proyecto provoca que el ex vicepresidente pierda aliados y renuncie a su candidatura

PEPE GARCÍA-CARPINTERO

Lo que empezó como show termina como tal en tan sólo 24 horas. Adiós a las ayudas para pagar las hipotecas, a la españolización del equipo, al impulso de la cantera y al azote de Florentino Pérez. Juan Onieva no se presentará a las elecciones del Real Madrid. Después de su esperpéntica puesta de largo para intentar ocupar la zona noble del Bernabéu, Onieva se rinde víctima de esas astracanadas propagandísticas por las que ha sido vapuleado en los medios de comunicación.

El propio Onieva comunicó por la mañana su retirada al presidente en funciones del Real Madrid, Vicente Boluda, que no daba crédito a lo que escuchaba. "Es al primero al que he llamado por respeto y por su buen hacer hasta ahora", afirmaba el ya ex precandidato. La renuncia del que fuera delfín de Lorenzo Sanz viene motivada oficialmente por las numerosas críticas a la presentación de su proyecto y más todavía, si cabe, a las palabras pronunciadas por su vicepresidente segundo, Fernando Martínez Blanco. Éste protagonizó un cuarto de hora de la presentación para contar un cuento, hablar del discurso de Obama o narrar anécdotas ficticias de Kennedy ilustrándolas con un fotomontaje en el que el expresidente estadounidense fallecido parece con seis dedos en su mano izquierda. Las dosis de surrealismo fueron dignas de un guión de Buñuel.

Después de analizarlo todo, Onieva no quiere pelear, dice que no le merece la pena y en la sombra queda la duda sobre la veracidad del aval bancario que debía presentar y decía tener. "No tenga ninguna duda que todo estaba correcto. Lo que sucede es que esto no va por buen camino", afirmaba Onieva, hundido y amargado, a este periódico.

El día para Onieva ya había amanecido nublado. Carlos González, otro de sus vicepresidentes, anunciaba públicamente su intención de abandonar por razones personales. Era sólo el principio de la tormenta. Lo cierto es que desde que Martínez Blanco se subió al estrado, se vio a un González nervioso, que incluso abandonó la sala durante diez minutos resoplando y con gestos de reprobación mientras Onieva avanzaba ya su proyecto.

"Considero que lo más honesto y lo que el madridismo se merece es que deje paso a personas que se encuentren en la plena disposición y disponibilidad para afrontar la ardua tarea de colocar al Real Madrid en el lugar que se merece. No queríamos ser la mofa del madridisimo", dijo este viernes González, que ya hizo un intento hace años de presentarse a las elecciones y optó, a las primeras de cambio, por aliarse con Lorenzo Sanz.

Onieva también ha basado su decisión en la opinión familiar. Lo único que ha conseguido Onieva, si el otro precandidato en la sombra no hace lo contrario, es allanar el camino a Florentino Pérez. Si García no lo impide, será proclamado presidente el 1 de julio.