Público
Público

Juegos Olímpicos 2021 Laurel Hubbard debuta como primera transgénero en los Juegos Olímpicos

La levantadora de peso neozelandesa se estrena después de la polémica sobre su determinación de género.

Laurel Hubbard, representando a, Nueva Zelanda en el primer intento de levantar 120kg durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
Laurel Hubbard, representando a, Nueva Zelanda en el primer intento de levantar 120kg durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. MICHAEL REYNOLDS / EFE

La primera atleta transgénero en competir en unos Juegos Olímpicos, la neozelandesa Laurel Hubbard, debutó este lunes en la categoría de halterofilia. Llevaba compitiendo en esta disciplina desde 2012.

La levantadora de pesas neozelandesa realizó los tres intentos de arranque fallidos, con un peso de 120 kilos primero que no resultó y que al aumentar a 125 en los siguientes intentos tampoco tuvo éxito, según ha informado EFE.

Realizó tres intentos de arranque fallidos con un peso de 120 kilos

La levantadora de pesas neozelandesa, que competía en la categoría más de 87 kilos, realizó los tres intentos de arranque fallidos, con un peso de 120 kilos primero que no resultó y que al aumentar a 125 en los siguientes intentos tampoco salió bien.

La primera atleta transgénero, que compite en unos Juegos Olímpicos que buscan la diversidad y la inclusividad desde 2015, ha perdido toda opción a las primeras de cambio.

El Comité Olímpico de Nueva Zelanda anunció el pasado mes de junio la lista de deportistas que participarían en los Juegos Olímpicos de Tokio, entre los que se encuentraba la haltera Laurel Hubbard.

"Me siento agradecida y humilde por la amabilidad y el apoyo que me han brindado tantos neozelandeses", dijo Hubbard, de 43 años de edad y quien comenzó en 2012 su proceso de reasignación de sexo, en un comunicado.

Su participación levanta polémicas

En 2015 el COI publicó unas pautas que permiten a cualquier atleta transgénero competir como mujer siempre que sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de su primera competición.

Pese a cumplir la norma, Hubbard no se ha visto exenta de críticas. Hay quien opina que la atleta puede tener ventaja por "su  condición biológica".

Ante esto, la deportista no ha hecho declaraciones a los medios, que desde que se confirmó su inclusión en el equipo de Nueva Zelanda solo ha tenido buenas palabras para el COI.

"Veo los Juegos Olímpicos como una celebración global de nuestras esperanzas, ideales y valores, y me gustaría agradecer al COI su compromiso de hacer que el deporte sea inclusivo y accesible", dijo.

Hubbard solo tiene buenas palabras para el Comité Olímpico

Ahora se está llevando a cabo una revisión dirigida por el COI de todos los datos científicos para determinar un nuevo marco que permita a las federaciones internacionales tomar decisiones para sus deportes de forma individual, dijo la entidad según ha sabido Reuters.

El director médico del COI, Richard Budgett, dijo a principios de esta semana que correspondería a cada federación decidir las normas de inclusión. Y el viernes reiteró la opinión de la entidad de que "las mujeres trans son mujeres" y deben ser incluidas en el deporte femenino "cuando sea posible".

Muchos científicos han dicho que las directrices del COI hacen poco por mitigar las ventajas biológicas de quienes han pasado por la pubertad como varones, como la densidad ósea y muscular.