Público
Público

Juegos olímpicos Finalizan los Juegos Olímpicos con 17 medallas para España

La delegación española iguala los entorchados de Rio 2016 y Alejandro Blanco considera que "mantener el nivel es un éxito sin precedentes". 

Finalizan los juegos olímpicos donde España cierra con 17 medallas
La abanderada española, la karateca Sandra Sánchez (c), ondea la bandera de España durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos 2020. Lavandeira Jr / EFE

La delegación española se marcha de Tokio con 17 medallas que igualan la actuación de Río 2016, aunque rebajan a menos de la mitad el número de oros, solo tres frente a los siete de hace cinco años, por lo que en el medallero final baja de la decimocuarta a la vigésima segunda posición. Fueron finalmente tres oros, ocho platas y seis bronces. A ello hay que sumar los 42 diplomas de los deportistas que acabaron entre el cuarto y el octavo puesto, igualando los de Atenas 2004.

"La covid no ha sido la misma en todos los países. Mantener el nivel de medallas y aumentar el de clasificados es un éxito sin precedentes", dijo hoy el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. Los escasos segundos, décimas, centímetros o goles que separaron del oro a las ocho platas y del podio a los ocho cuartos puestos habrían permitido a España, de haberse salvado esa mínima distancia, terminar más arriba en la tabla.

Tras los 22 medallas de Barcelona, que volvieron a quedarse lejos, la delegación española, que se presentó con bajas de grandes estandartes del deporte mundial como Rafa Nadal, Carolina Marín o Jon Rahm, logró 17 en Atlanta'96, 11 en Sídney 2000, 20 en Atenas 2004, 19 en Pekín 2008, 18 en Londres 2012 y 17 en Río 2016. Las tres medallas de oro ganadas en Tokio llegaron en dos deportes nuevos en el programa olímpico, el kárate y la escalada, y en el tiro, una disciplina que no pisaba el podio desde 2004.

De los nueve equipos con los que España se presentó en los Juegos, los que tuvieron mejor paso por los Juegos fueron los de fútbol masculino, que perdió la final en la prórroga frente a Brasil, y waterpolo femenino, que cayó en la lucha por el oro ante Estados Unidos y repitió su mejor resultado olímpico, la plata de Londres 2012. España lleva sin ganar un oro en deportes de equipo desde Atlanta 1996, pero el presidente del COI, se muestra esperanzado de que ganarán, "caerá cualquier día". 

Todos los equipos menos el de balonmano femenino pasaron a cuartos, ronda en la que cayeron los dos de hockey y los dos de baloncesto. Los masculinos de balonmano y waterpolo jugaron por el bronce. Lo ganaron los 'Hispanos', que despidieron así de la mejor manera posible a Raúl Entrerríos, que se retira y que marcó el último tanto, ante Egipto. Pero el tercer puesto en la piscina del Centro Acuático Tatsumi se perdió a manos de Hungría.

Los hermanos Gasol también anunciaron que la derrota ante Estados Unidos había sido su último partido con la selección española. Pau, a cambio, abrió un nuevo capítulo en su carrera al ser elegido miembro del COI en representación de los deportistas.

Lograron medalla deportistas que llevaban años buscándola, como el gimnasta Ray Zapata, plata en suelo con la misma puntuación que el ganador, y la piragüista Teresa Portela, también subcampeona olímpica en K1 200 en sus sextos Juegos Olímpicos.

Entre los deportistas de la vieja guardia, los piragüistas fueron los que se mostraron más inaccesibles al paso del tiempo. Maialen Chourraut fue medallista en aguas bravas por tercera vez consecutiva, esta vez con la plata, el mismo metal que el K-4 500 de Saúl Craviotto y sus compañeros Marcus Cooper Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade. Fue la quinta medalla de la carrera de Craviotto, que iguala en lo alto a David Cal.

Lidia Valentín y Mireia Belmonte, triple y cuádruple medallistas olímpicas respectivamente, no compitieron en plenitud de facultades físicas la halterófila ni siquiera lo hizo en su peso y no pudieron repetir podio. Para el marchador Jesús García Bragado (35º en los 50 km marcha), que batió el récord mundial de participaciones olímpicas en atletismo, ocho, y para el ciclista Alejandro Valverde (42º), que buscaba su primera medalla en sus últimos Juegos, los quintos, el mejor premio fue disputar esta nueva edición.

Rentabilizó al máximo sus opciones de medalla la selección de kárate, con dos medallas para sus dos participantes en los Juegos: oro para Sandra Sánchez y plata para Damián Quintero, ambos en kata y ante rivales japoneses en el país que vio nacer su deporte.

Varios deportistas con mucho futuro por delante y con aún más ambición proporcionaron grandes momentos a la delegación española. En unos casos con medalla, como Ana Peleteiro, bronce en triple salto, Alberto Ginés, oro en escalada, y Adriana Cerezo, benjamina de la delegación con sus 17 años, plata en taekwondo; pero en otros sin ella, como Adrián Ben, primer finalista español (5º) en 800; Asier Martínez, sexto en 110 vallas en ausencia del lesionado Orlando Ortega; o Hugo González, también sexto en 100 m espalda.

La vela, el deporte que más éxitos ha dado al deporte español en su historia olímpica, aumentó su cuenta a 21 medallas gracias a los bronces ganados en Tokio por Joan Cardona en la clase Finn y por Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez en 470 masculino.

Después del vacío de podios en Río 2016, este deporte regresó al medallero aunque con la sensación de haber dejado escapar mejores resultados, dada la condición de líderes o campeones mundiales de la mayoría de los participantes, que estaban clasificados en las diez clases.

La medalla de bronce ganada por Pablo Carreño cumplió con la tradición del tenis español de subirse al podio olímpico, a la que solo faltó en Londres 2012. Para ello el jugador asturiano tuvo que vencer al número uno mundial, el serbio Novak Djokovic, al que desesperó e hizo perder la educación.

Tras un torneo en el que dejó la misma buena impresión que en los últimos meses del circuito profesional, Paula Badosa tuvo que retirarse en cuartos de final afectada por un golpe de calor; al día siguiente los organizadores cambiaron el horario de los partidos. Y en una nueva demostración de que el tenis español nunca renuncia a nada, Sara Sorribes debutó con una victoria sobre la líder de la WTA, la australiana Ashleigh Barty.

David Valero, un granadino de Baza con el que nadie contaba para el podio, se hizo con el bronce en bicicleta de montaña tras una remontada épica que le llevó del puesto 35 en la primera vuelta al tercer peldaño del podio.

Muchos candidatos claros a medalla que se fueron sin ella

Entre los claros candidatos a medalla que se fueron de vacío, sin duda el mayor chasco fue el del doble campeón mundial de judo Nikoloz Sherezadishvili, que perdió en cuartos ante su bestia negra, el ruso Mikhail Igolnikov, y tampoco logró progresar en el cuadro de repesca hacia el oro. "Mi preparación era para ganar, pero no sé qué ha pasado", dijo.

Tampoco logró acercarse al podio Mario Mola, décimo en triatlón y que no hizo valer su condición de triple campeón mundial. Entre los ocho cuartos puestos, tres correspondieron a sendos marchadores, que tuvieron la fortuna de espaldas: Álvaro Martín y María Pérez en los 20 km y Marc Tur en los 50.

Completaron la lista de los 'casi' medallistas Eusebio Pérez en longitud, Mireia Belmonte en 400 m estilos, las dos embarcaciones de 49er, hombres y mujeres, y el waterpolo masculino.

El deporte femenino ha mantenido su nivel

El deporte femenino mantuvo su cuota de aportación a la renta de medallas de España en Tokio con un total de 7 de las 16 finales, incluido el oro que Fátima Gálvez logró en la competición mixta de tiro olímpico junto a Alberto Fernández.

Sin la opción de Carolina Marín, por la lesión que impidió a la onubense defender en Japón el oro logrado en Brasil, y con la retirada de la hlatera Lydia Valentín tras competir en un peso que no es el suyo, las deportistas españolas subieron en siete ocasiones al podio de Tokio, después de las nueve de Río 2016 y el techo alcanzado con la docena de Londres 2012.

La joven Adriana Cerezo fue la primera al recoger la plata en -49 kilos de taekwondo y abrió una puerta que luego traspasaron Maialen Chourraut, Ana Peleteiro, Teresa Portela, Fátima Gálvez de la mano de Alberto Fernández, Sandra Sánchez y la selección de waterpolo.

Los oros de Sandra Sánchez en kárate (kata) y de Gálvez en la competición mixta de foso de tiro olímpico, junto a las platas del resto y el bronce de Ana Peleteiro suman enteros a la trayectoria del deporte femenino español desde la histórica y lejana primera medalla que Miriam Blasco consiguió en judo en Barcelona'92.

En Tokio ha celebrado su tercera medalla en unos Juegos la piragüista Maialen Chourraut (eslalom K1) oro en Río y bronce en Londres 2012 y Teresa Portela (k1 200m) por fin la primera en su sexta participación olímpica.

Ambas, además, han subido al podio después de compaginar la preparación de unos Juegos y la maternidad, una experiencia probada también en Tokio por la nadadora Ona Carbonell, doble medallista en Londres y séptima con el conjunto de artística en la capital japonesa, que habló claramente de el difícil encaje entre deporte de alto nivel y conciliación familiar.

En las modalidades de equipo, el waterpolo fue el que más lejos llegó. Repitió final y plata, como hizo en Londres 2012, tras perder ante Estados Unidos (5-14) y tanto el baloncesto como el hockey cayeron en cuartos de final. El primero, que fue subcampeón hace cinco años, lo hizo ante la selección de Francia (64-67) y el segundo repitió trayectoria, pero se despidió por penaltis (2-2, 0-2) y ante las últimas campeonas, Gran Bretaña, para concluir séptimo en la competición.
"Las Guerreras" de balonmano no alcanzaron los cuartos de Tokio.

Los cuartos puestos de Mireia Belmonte (400 estilos), en los que han sido sus primeros Juegos sin medalla después de las cuatro ganadas entre Londres 2012 y Río 2016; de las regatistas Tamara Echegoyen y Paula Barceló (49er FX) y la atleta María Pérez (20 km marcha) enriquecen el bagaje del deporte femenino español en Japón, representado con 137 atletas dentro de una delegación de 321 deportistas.