Público
Público

Kaká aún deberá hacer más méritos

El brasileño dispone de dos meses para ganarse su continuidad en el club. Desde Valdebebas recomiendan a Mourinho que se deshaga del mediapunta en verano

HUGO JIMÉNEZ

Kaká ha vuelto, pero aún deberá hacer bastantes méritos más para quedarse. La cuenta atrás para que el brasileño se gane una ficha en la plantilla del Madrid para la próxima temporada no ha hecho más que comenzar. El 8 reapareció unos minutos ante el Tottenham (4-0) y el sábado jugó los 90 en San Mamés, donde marcó dos goles, ambos de penalti, en la cómoda victoria blanca ante el Athletic (0-3). Hacía más de un año que el centrocampista no disputaba un partido entero. La última vez fue el 27 de febrero de 2010 en Tenerife (1-5).

Kaká ha regresado en el momento más decisivo de la temporada y justo cuando su continuidad más se cuestiona. Su último percance físico, un leve edema en la rodilla izquierda, ha sido el desencadenante final para que desde Valdebebas recomendaran hace dos semanas a Mourinho, su principal valedor, que se deshaga este verano del jugador. Aunque en el club se justificó públicamente la última lesión de Kaká, e incluso se emitió un parte médico, de puertas para adentro son muchos los que han interpretado el enésimo parón del centrocampista como una decisión unilateral y caprichosa. Una más, sí, pero definitiva para que algunos hayan perdido la fe en él.

Su último percance físico ha terminado con la paciencia de muchos en el club

Kaká llegó junto a Cristiano para abanderar la segunda etapa de Florentino Pérez en el Madrid y prácticamente se ha pasado las dos temporadas en la enfermería. Su rendimiento dista mucho del jugador que ganó el Balón de Oro en 2007 y por el que el Madrid pagó 65 millones al Milan. Los largos períodos de inactividad, además de su alta ficha (Kaká gana diez millones de euros netos por año y le restan cuatro temporadas), han propiciado que el club se plantee la salida inmediata del futbolista.

Además, la explosión de Özil ha terminado por convencer en la zona noble del Bernabéu de que la presencia de Kaká ya no es imprescindible. Pese a los intentos contínuos de Mourinho por recuperarle, la realidad es que incluso el técnico luso podría dar su visto bueno a la venta del brasileño si no mejora sus prestaciones en los dos y decisivos meses que restan de curso.

Pese a su esperanzadora reaparición, los números de Kaká están aún muy lejos de ser lo que se esperaba cuando fue presentado a bombo y platillo ante la afición madridista. El 8 blanco sólo ha disputado 45 partidos entre todas las competiciones en las que ha jugado. En 3.076 minutos, el mediapunta ha firmado 13 tantos y 10 asistencias que acabaron en gol. Un bagaje pobre para una megaestrella como él.