Público
Público

Laporta comienza a perder la paciencia

Con el equipo otra vez alejado del Madrid, la labor de Rijkaard vuelve a estar en entredicho en un momento clave de la temporada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ha recuperado la línea dura y crítica para evaluar el momento del conjunto catalán y tras la derrota contra el Villarreal volvió al discurso de inicio de la temporada, cuando no concedió ni un sólo adjetivo de admiración hacia el nuevo Barça de los 'fantásticos'.

Después del partido contra el Villarreal, lejos de morderse la lengua, Laporta se expresó con contundencia contra sus jugadores y, por extensión, contra el técnico, Frank Rijkaard. 'Hemos jugado muy mal. Nos han dominado casi todo el partido, menos un rato en la segunda parte', señaló. A pesar de ello, el mandatario barcelonista aún alberga la posibilidad de que el Barça acabe 'poniéndose líder', pero su firmeza en este aspecto no es como hace unas semanas y sí, en cambio, ha crecido la decepción en el seno de la junta.

Se tambalea la confianza en Rijkaard 

La confianza en que Rijkaard pueda conducir al Barcelona hacia algún éxito esta temporada ha pasado por diversas fases en los últimos meses. Desde haber recibido el máximo apoyo a cuestionarse su continuidad. Todo en los últimos meses.

Frank Rijkaard vuelve a estar en el centro de las críticas. El Barça, que había perdido de vista al líder, con una diferencia de nueve puntos, logró recortar la distancia a dos pero en las dos últimas jornadas (Atlético de Madrid y Villarreal) ha dilapidado todo su esfuerzo, ya que la distancia con el Real Madrid ha vuelto a los ocho puntos.

Esta situación, sumada a que el Barça manifiesta síntomas similares a cuando se desató una crisis en los meses de octubre y noviembre, a que los jugadores determinantes (Henry, Ronaldinho y Eto'o, entre otros) están lejos de las expectativas de rendimiento generadas en torno a ellos y a que las posibilidades de un éxito en la Liga para el conjunto barcelonista parecen bastante lejanas, han reabierto en algunos sectores el debate acerca de si Rijkaard sigue siendo el entrenador idóneo.

De las críticas lanzadas por Laporta tras el partido se desprende que el entrenador vuelve a tener a la directiva como un aliado debilitado. El presidente le ha confirmado en diversas ocasiones, pero la figura del técnico portugués José Mourinho ha sobrevolado el Camp Nou como futurible.  No obstante, el doble tropiezo en la Liga, a falta de once jornadas para la conclusión del campeonato, ha devuelto a la entidad la angustia de observar que el Barcelona podría cumplir un segundo año en blanco.

Próximos partidos, claves en el devenir azulgrana 

El próximo partido en Almería y, sobre todo, el enfrentamiento contra el Valencia, en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, cobrarán una importancia capital para Rijkaard, cuando hace tan solo unas semanas ni se contemplaba que el entrenador volviera a estar cuestionado, hasta el punto de que en algunos sectores del barcelonismo se haya inducido a la directiva a que adopte una posición drástica con el entrenador holandés.

Sin Messi (lesionado) y con unas estrellas (Eto'o, Ronaldinho y Henry) venidas a menos, además de un retroceso importante en el juego defensivo (con una media de dos goles encajados en los últimos cuatro partidos), el Barça y Rijkaard afrontan una semana convulsa en la que se espera que la directiva manifieste públicamente qué posición tiene respecto al entrenador.