Público
Público

Madrid-Barça a la vista

Con permiso de Málaga y Osasuna, el clásico volverá los días 18 y 25 de enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya habían sido abiertas 12 de las 16 bolas rojas que reposaban en el tazón de metacrilato. Quedaban sólo cuatro, entre ellas las del Barcelona y el Real Madrid. Dos emparejamientos de octavos de final de la Copa por conformar, un 50% de posibilidades de que el nuevo año abriese el telón con un enfrentamiento entre los dos monstruos del fútbol mundial. La suerte, juguetona, quiso que el encargado de abrir la decimotercera, designado de antemano, fuese Miguel Pardeza, director de fútbol madridista.

Pardeza no disimuló. Avanzó con sonrisa nerviosa, eligió una bola, se la entregó a la empleada federativa mientras hacía una mueca de resignación y, en otra pirueta del azar, escuchó el nombre escrito en el papel: 'Barcelona'. El director blanco alzó las cejas y se dispuso a sacar la pareja de baile azulgrana. Las opciones de pleno eran del 33%. Tomó la bola, la entregó, apretó los dientes y cerró los ojos. Cuando oyó 'Osasuna' respiró aliviado. Lo que no se imaginaba es que segundos después, el destino sí juntaría los destinos de los dos grandes. Si superan los octavos, se verán las caras en cuartos.

Pasado el apuro, Pardeza hilvanó un discurso diplomático

La pureza del sorteo, el hecho de que se decidieran todos los enfrentamientos previos a la final y, sobre todo, el caprichoso azar ha hecho que, en teoría, exista un enorme desequilibrio entre uno y otro camino. Así, por la senda de Barça y Madrid que deberá eliminar al Málaga si quiere cruzarse con los catalanes también transitan Valencia y Sevilla, cuyo duelo es el más fuerte de octavos, amén de Alcorcón y Levante.

Pasado el apuro, Pardeza hilvanó un discurso diplomático. Prefirió no pronunciarse aún sobre el posible duelo contra el Barça: 'Todavía queda una eliminatoria por pasar. No es tiempo de hablar de lo que puede suceder. Hay que centrarse en el rival directo (Málaga). Tiempo habrá para pensar en la siguiente eliminatoria. Eso queda muy lejos'.

Por la otro orilla transitan los dos únicos supervivientes de Segunda B, Mirandés y Albacete, Córdoba (2ª), Espanyol, Racing, Athletic, Real Sociedad y Mallorca. Todos ellos tienen una buena oportunidad de acceder a la final del 25 de mayo. Allí, se supone, esperará Barça o Madrid.