Público
Público

Marcaje al hombre a Pau Gasol

La costumbre de escoltar a las grandes estrellas del deportes se empieza a extender por Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hasta ayer todo era más o menos tranquilo en la concentración de la selección española de baloncesto en San Fernando. Antonio, encargado de la seguridad del equipo, maneja con total tranquilidad la situación: acompañar a los jugadores al gimnasio sin que nadie les interrumpa o evitar intrusos en la sesiones de entrenamiento de Scariolo. Todo de lo más tranquilo. Maneja con diligencia estos asuntos, ya que durante todo el año se ocupa de esta misma labor con los futbolistas del Sevilla.

Sin embargo, todo será distinto a partir de este mediodía. Pau Gasol se incorporó anoche al grupo y esta mañana se espera toda una manada de jóvenes con cámaras y bolígrafos en busca de fotos y autógrafos. Antonio no estará solo para contener el ansia de los aficionados. Una persona ha viajado con el campeón de la NBA hasta Cádiz. Se trata de un hombre de su confianza, con el título de escolta privado, que ya ha acompañado al ala-pívot en otras ocasiones. En la preparación para los Juegos Olímpicos de Pekín ya estuvo unos días con el catalán.

La Federación no ha querido aclarar si la factura de esta persona va a su cuenta o a la del jugador de los Lakers. Para el martes se ha organizado un entrenamiento abierto para los aficionados en los que se espera una asistencia masiva. 'Hay que organizarlo todo bien, aquí se junta mucha gente, creo que la Federación hace bien en tener aquí a otra persona. Uno solo no puede con todo.', cuenta Antonio.

Los guardaespaldas, un elemento cada vez más común en las concentraciones

La costumbre estadounidense de escoltar a las grandes estrellas del deporte empieza a extenderse también por Europa. Sin ir más lejos, el Real Madrid ha contratado un equipo de seguridad para el seguimiento exclusivo de Cristiano Ronaldo.

Tres personas siguen a la estrella portuguesa en su día a día. El departamento de seguridad de todo el equipo en los desplazamientos será de 176 agentes. David Beckham también tuvo una protección especial aunque en su caso los pagaba de su nómina, nada tenía que ver en ello el club blanco.

Es usual ver en las canchas de la NBA a hombres uniformados en las primeras filas de los pabellones que siguen atentos a sus clientes. Hasta el mismísimo Shaquille ONeal, pesar de su corpulencia y estudiar para policía, cuenta con una persona dedicada a protegerle.

Los escoltas privados han sacado en más de un embrollo a Allen Iverson. El controvertido escolta fue testigo de un tiroteo en un club de Philadelphia que se saldó con un muerto y dos heridos. El diligente trabajo de los guardaespaldas sacó al entonces jugador de los Sixers sano y salvo del incidente. Michael Jordan ha sido el primero en muchas cosas; una de ellas ser el primer jugador de baloncesto en contratar su propio equipo de seguridad; hasta tres personas vigilaban los movimientos del astro en sus días en Chicago. Otros como Walker o Pierce se vieron forzados a tomar la misma decisión tras sufrir robos en plena calle.

Kobe Bryant no es menos. El compañero de Gasol también acostumbra a tener su propio escolta. Patrick Garber trabajó durante unos años para el 24 de los Lakers. La tentación de los dólares fue más fuerte que la confidencialidad con su protegido y contó en un libro todas las intimidades y las presuntas infidelidades del jugador.