Público
Público

Messi activó una sociedad en Panamá después de que Hacienda le imputara en 2013 un fraude de 4,1 millones

Encargó a un despacho de uruguay de buscar un gestor para dos sociedades que no aparecen en la denuncia del Ministerio Fiscal. Recurrieron a la firma panameña Mossack Fonseca, especialista en crear compañías en paraísos fiscales.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El jugador argentino del FC Barcelona, en el suelo tras un lance en el reciente partido contra el Real Madrid en el Camp Nou. REUTERS / Juan Medina

MADRID.- El jugador argentino del FC Barcelona, Leo Messi, junto a su padre Jorge Horacio Messi, utilizaron un despacho uruguayo para hacerse con una sociedad panameña con la que habrían facturado sus derechos de imagen a espaldas de la Agencia Tributaria. Se trata de la sociedad Mega Star Enterprises, cuyos movimientos comenzaron en junio de 2013, un día después de que la Fiscalía española denunciara al jugador por tres presuntos delitos fiscales por 4,1 millones de euros entre 2007 y 2009.

El jugador y su padre dieron orden de buscar un gestor para dos sociedades que no aparecen en la denuncia del Ministerio Fiscal. La sociedad empresa, que sigue activa en Panamá, tiene a su padre como único accionista. 

Ese despacho uruguayo (llamado Abreu, Abreu & Ferres) inició el mismo 13 de junio de 2013 los trámites para adquirir la citada sociedad panameña (creada en febrero de 2012, pero sin ninguna actividad). El bufete realizó la compra de Mega Star Entreprises Inc. a través de la sucursal en Montevideo de la firma Mossack Fonseca, un bufete panameño con presencia en los principales paraísos fiscales del mundo (y que habría montado sociedades opacas para otras personalidades, como, por ejemplo, a la infanta Pilar de Borbón,  la hermana del rey Juan Carlos o el cineasta Pedro Almodóvar).

Tras recibir la solicitud del bufete uruguayo, Mossack Fonseca se puso en contacto con su matriz en Ciudad de Panamá para cerrar la adquisición y colocar al frente de la sociedad a varios testaferros.

La firma de Messi (que el próximo 31 de mayo se sienta en el banquillo por el fraude de 4,1 millones) aparece en una carta en la que se exculpa a los directivos del buffete Mossack Fonseca de cualquier problema que pudiera causar su sociedad en Panamá.  En el escrito, el jugador del FC Barcelona y su padre admiten su relación con Mega Star Enterprises Inc. y se compreten a sufragar los costes en los que pudiera incurrir Mossack Fonseca por cualquier proceso judicial derivado del uso de la compañía, un trámite habitual en la constitución de mercantiles opacas.

Messi padre e hijo aparecen de nuevo en documentos de esta compañía aún más recientes, probando que su vinculación con la sociedad sigue vigente en estos momentos. Ninguno de los dos han querido hacer comentarios a esta información.