Público
Público

Mireia Belmonte recupera la sonrisa en los 200 mariposa

La española se clasifica para semifinales con la mejor marca. El equipo español masculino de relevos, eliminado en las series de los 4x200 libre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mireia Belmonte, tras acabar su serie de 200 mariposa. REUTERS/Dominic Ebenbichler

RÍO DE JANEIRO (BRASIL).- La nadadora española Mireia Belmonte dio un golpe de autoridad y partirá esta noche con la mejor marca de todas las participantes en las semifinales de los 200 mariposa, la prueba en la que ya logró una plata en los Juegos de Londres, tras firmar en la preliminares un tiempo de 2:06.64.

Una marca que confirma las buenas sensaciones que, hoy sí, transmitió la nadadora española en la piscina del estadio acuático de Río de Janeiro. "Me he encontrado muy bien esta mañana. He sabido controlar en todo momento la prueba y al final he podio remontar para ganar la serie, por lo que no puedo pedir más", señaló Belmonte.

Con la llegada de una de sus pruebas favoritas, el doble hectómetro mariposa, Mireia pareció recuperar la sonrisa, tras quedarse en las dos jornadas precedentes fuera de las finales de los 400 libre y los 200 estilos.

Algo que viendo el comportamiento de la española en las preliminares parece poco probable que pueda ocurrir en los 200 mariposa, una prueba en la que Mireia Belmonte figura entres las máximas favoritas para colgarse el oro.

En la pugna por el oro la española tomó la iniciativa y nadó más rápido que cualquiera de sus rivales, tras aventajar en 38 centésimas a la australiana Madeline Groves, autora de la mejor marca del año, y en 73 a la japonesa Natsumi Hoshi, la vigente campeona mundial. "He nadado rápido porque sabía que para ganar a las anteriores series había que bajar de 2:07 y me he centrado en eso, en encontrarme bien en el agua y luchar hasta el final", indicó la española. Una nómina de rivales a la que Mireia Belmonte tendrá que añadir el de las estadounidenses Natalie Adams y Hali Flickinger, a las que la española tan sólo pudo aventajar en 3 centésimas, tras firmar un mismo cromo de 2:06.67.

Por su parte, el equipo español masculino de relevos cayó eliminado en las series de los 4x200 libre, tras concluir las rondas clasificatorias en la duodécima posición con un tiempo de 7:12.62 segundos.

Una marca que impidió al cuarteto español, integrado por Víctor Martín, Miguel Durán, Albert Puig y Marc Sánchez, además del acceso a la final, la posibilidad de rebajar el récord de España, que ellos mismos poseían con un tiempo de 7:11.39 desde los Mundiales de Kazan 2015 y que era uno de los objetivos del relevo en Río.