Público
Público

Motociclismo Los problemas económicos y el robo de su moto fuerzan a Héctor Barberá a abandonar el Mundial de Supersport 

Su equipo, que lleva meses sin pagar al piloto, sospecha que el piloto español puede haberse quedado con la Yamaha con la que iba a competir este domingo en el circuito de Alcañiz (Teruel). "Hasta aquí hemos llegado", dice Barberá

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Autobús del equipo Toth con la imagen de Héctor Barberá en el circuito de Alcañiz (Teruel). (JAVIER CEBOLLADA | EFE)

Curioso lo que le ha ocurrido al piloto de motos Héctor Barberá: no pudo competir este domingo en la carrera del Mundial de Supersport —en la categoría de SSP—en el circuito MotorLand (Aragón) porque su moto desapareció del box esta pasada madrugada. Su equipo— Toth— denunció la desaparición ante la Guardia Civil, que acudió al box y buscó la moto por todo el circuito, sin que apareciera.

Sin embargo, según informa Cuatro, su equipo señala a Barberá como el principal sospechoso. Barberá ha anunciado que no volverá a correr con el equipo Toth.

La participación de Barberá ya era dudosa, aunque por motivos de seguridad. En la jornada del sábado su Yamaha apenas pudo dar 10 vueltas al circuito. El motor contaba ya con 1.600 kilómetros, cuando lo recomendable es cambiarlo como máximo a los 1.500.

Además, la de Aragón podía ser su última carrera aunque hubiera tenido moto con la que competir. El equipo Toth atraviesa serios problemas económicos y llevaba meses sin pagar a Barberá y al resto de empleados. Tras el robo, el piloto español ha publicado en una red social la decisión de abandonar el campeonato. "Hasta aquí hemos llegado", ha dicho.

"Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios. Lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla", ha comentado en su nota.

"Los problemas de impagos y de cumplimiento del acuerdo entre el que tenía que ser nuestro patrocinador principal y el equipo hacen que esta aventura en SSP termine hoy, en casa, en una carrera que me hacía especial ilusión, sin que ni siquiera pueda correr la carrera", ha explicado Barberá.

"Empezamos este proyecto con mucha ilusión, estrenando todo el material en Australia y sin entrenar, con una moto prácticamente de calle y aún así, con lo mínimo imprescindible en la parte técnica conseguimos acabar cuartos. Después de esa carrera comenzaron los problemas financieros y eso hizo que tuviese que disputar la carrera de Tailandia sin apenas recambio y con un motor con demasiados kilómetros", ha dicho.

"Aquí la situación es la misma, pero ya no podemos estirar más lo que tenemos, y por responsabilidad no debo ni salir a pista", continúa.

"Estoy cuarto del campeonato, y creo que con un material normal podría haber sido muy competitivo y haber cumplido mi objetivo para este año, que sobre todo era disfrutar y volver a sentirme piloto. También el equipo tenía esa ilusión, desde el dueño hasta el último mecánico", ha explicado.

"Me da mucha rabia, porque me siento muy bien y estoy trabajando como nunca. Pero no me voy a rendir y voy a seguir entrenando para estar preparado por si surge alguna posibilidad de seguir con lo que más quiero, que es pilotar", añade.

"Siento mucha rabia e impotencia, en la tercera carrera con estos medios y después de estar cuartos en la clasificación general, no nos queda otra que aceptar esta situación y seguir peleando como he hecho en estos años", sigue.

"Lo siento en el alma por todo el mundo que ha venido a ver las carreras y no podré estar en pista, por todos mis seguidores, y por toda la gente que siempre me está apoyando", finaliza la nota de Héctor Barberá.

Sin embargo, según Cuatro, un