Público
Público

Mou anhela un Bernabéu que empuje como el Calderón

Mourinho se quedó prendado en la Copa del ambiente del Manzanares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Mis respetos para una gran afición como la del Atlético'. A Mourinho no le ha importado que el Calderón le dedicara un cántico desagradable en el partido de Copa. Ha elogiado a la hinchada rojiblanca porque percibió con cierta envidia un calor que el Bernabéu no concede a sus futbolistas. Aquella gélida noche de enero se quedó prendado del Manzanares: 'Para mí, una afición que pierde por 3-1, con un frío de morir, en un partido a las diez de la noche y llena el estadio, es fantástica. Se quedaron hasta el final cuando el partido estaba muerto a los 20'.

Igual que piensa que el Madrid es un ministerio, un club con una estructura enorme que lo ralentiza y lo anquilosa en su pasado, Mourinho también opina lo mismo de un estadio que ve llenarse siempre, pero que percibe frío. 'Me gustaría un Bernabéu más calentito', ha dicho al poco de llegar. Por entonces, aún no había tomado por completo los mandos de la maquinaria propagandística del club. Ahora sí. Pleno de poder, Mourinho lidera la transformación del Madrid y de su hinchada en un organismo vivo y dinámico que se aleje de 'ese elefante dormido', con el que comparó al club el sábado pasado.

Mourinho azuza al madridismo para que despierte de ese sueño paquidérmico que convierte al Bernabéu en un estadio inerte e impasible salvo en contadas ocasiones. Le cuesta aceptar que un coliseo con 80.000 personas no forme parte activa de los biorritmos del equipo. 'El Bernabéu que yo conozco vive los partidos tranquilo, aplaude cuando el equipo juega muy bien, pero hasta ahora no he visto un estadio que se pueda decir que ha jugado', ha soltado este martes. Ha sido su último mensaje de una estrategia que él mismo inicio el sábado cuando recomendó al madridismo, a participar con rugidos, en vez de con frialdad, en el partido de mañana. Casillas, Benzema, Ramos y Cristiano le han secundado en la web del club con un discurso similar: '¿Quieres ver el partido o jugarlo?'. El Bernabéu quiere ser el Manzanares.