Estás leyendo: "Necesito descanso"

Público
Público

"Necesito descanso"

"Quiero estar bien en Roma y quiero jugar en Madrid, para mí es una prioridad"

NOELIA ROMÁN

Una batería de cámaras le enfocó con sus objetivos, decenas de flashes se dispararon repetidamente, los bolígrafos se prepararon para anotar la esperada declaración y, entonces, Rafa Nadal dijo: "Físicamente, me siento muy bien. Me veía bien para jugar aquí y hacer un buen resultado, pero prefiero ser cauto. No quiero que me pase lo del año pasado". Inmediatamente, un aire de sorpresa recorrió la pequeña y abarrotada sala de prensa del Real Club de Tenis Barcelona: el tenista balear había desacreditado la sospecha; el rumor que remitía a sus delicadas rodillas para justificar su ya anunciada ausencia de su torneo, el Conde Godó.

"La semana pasada me encontré muy bien y sería una barbaridad decir que tengo algún problema físico para no jugar. Estoy perfecto, pero he pasado un año difícil, con muchos problemas, y mi gran objetivo ahora es estar muy bien cada vez que salga a competir", prosiguió Nadal, molesto con las insinuaciones sobre su estado físico. El número tres mundial aseguró no haber jugado infiltrado en Montecarlo y haber tomado la costosa decisión de ausentarse en Barcelona "No es una pose, es un golpe duro", el domingo, de manera individual y a causa del apretado calendario.

Aunque decline reconocerlo abiertamente, Nadal ha asumido que su cuerpo ya no está para aguantar las tremendas exigencias físicas del pasado. La tendinitis crónica en sus rodillas le obliga a racionalizar los esfuerzos y a elegir dónde quiere competir. Si el año pasado ya no le salió bien fracasó en París, jugar ahora tres semanas seguidas (Montecarlo, Barcelona y Roma), antes de afrontar Roland Garros, le resulta excesivo. "Me gustaría jugar aquí, en Roma, en París y todos los torneos, pero necesito un descanso para jugar lo mejor posible el mayor tiempo posible", arguyó Nadal.

El tenista, pentacampeón del Godó, compensó el "duro golpe" que su baja supone para el torneo con la promesa de competir el próximo año. "El calendario será entonces diferente", esgrimió Nadal, tras manifestar su intención de jugar en Madrid.