Público
Público

"No empecemos a pensar ya en el oro"

Valero Rivera reconoce que el Mundial supuso "un golpe muy duro"

NOELIA ROMÁN

Hubo un tiempo en que decir Valero Rivera era sinónimo de triunfo. Su simple nombre evocaba la victoria repetida, la acumulación de títulos, la construcción de un equipo tan bien armado que dominó Europa para ser recordado como el dream team del balonmano. Sus métodos, implacables, crearon escuela. Pero también suspicacias entre algunos jugadores, incapaces de resistirlos. Demasiado duro y exigente, decían sus críticos que, tras el Mundial de Croacia, el año pasado, se frotaron las manos: por primera vez en su exitosa y dilatada carrera, cosechó un gran fracaso.

Rivera asumió el mando de la selección y la condujo hasta la 13ª posición del campeonato del mundo, un descalabro. España, campeona mundial en 2005, ni siquiera logró pasar la primera fase tras caer ante la débil Corea del Sur. El trauma parece haber tenido un efecto reparador. "El equipo pensó en lo que había hecho en el Mundial y en lo que tenemos que hacer ahora y, desde la clasificación, ha ido para arriba", señala Valero. La estadística refrenda sus palabras: España suma ya dos victorias (ante República Checa y Hungría) y encabeza el grupo que Francia pretendía liderar. "Para mí, Francia está por encima del resto; los demás estamos muy igualados", asegura Valero. Los galos han cuestionado su rotunda afirmación: suman un empate y una apretada victoria.

"Francia está por encima del resto; los demás estamos muy igualados"

Francia es la actual campeona olímpica y del mundo. y se mide esta tarde (18.15) a España con la intención de arrebatarle el liderato del grupo D y apuntar el camino hacia las semifinales. Pero el bloque de Valero ha superado ya el primer objetivo marcado por el técnico pasar con un mínimo de dos puntos y parece haber recuperado algunas de las señas que un día lo identificaron como la mejor selección del mundo. "El golpe del último Mundial fue muy duro", reconoce el seleccionador. "La preparación no nos indicaba eso: habíamos ganado a Alemania, campeona del mundo entonces, por 11 goles. Pero luego pasó lo que pasó: aquella victoria no fue indicativa", explica el técnico. "Quizá pensamos que estábamos más preparados de lo que realmente estábamos", añade, lacónico.

"Ahora somos más solventes con la defensa en 6-0" señala Rivera

El golpe aún duele. Y Valero se resiste a recrear el episodio y la ulterior reconstrucción. "Hace ya un año de todo aquello y hemos pasado página" argumenta el seleccionador. "Hemos trabajado durante todo este tiempo. El equipo tiene más experiencia; entonces, todos éramos nuevos", recuerda; "todo sucedió muy rápido, muy precipitado, el presidente acababa de asumir el mando de la Federación, yo también". "Ahora", asegura convencido, "somos más fiables". El ataque español se ha mostrado tremendamente eficaz y versátil. Y la actitud defensiva del equipo ha alcanzado los niveles exigidos por Valero sin renunciar a la defensa 5-1 que tan mal funcionó en el pasado Mundial. "Somos más solventes en 6-0", asevera Valero; "pero el 5-1 nos está dando también muy buenas prestaciones", celebra. Las sensaciones, de momento, invitan al optimismo. El seleccionador, más prudente, lo frena. "Tenemos que ser realistas", expone. "No podemos pensar que pasaremos de lo que sucedió en el Mundial a luchar por el oro".